El corcho voló, pero poca espuma

Economía

De un primer pantallazo, lo que diríamos es que la de ayer fue una muy buena jornada en la que el Dow ganó 1,6% (la mayor suba porcentual desde el 25 de marzo pasado) para cerrar por primera vez en 7 ruedas encima de la línea de los 10 K, en 10.117,62 puntos y el NASDAQ trepó 2,17% (la mayor suba desde el 2 de abril). Sin que se vislumbrara ninguna sorpresa negativa en el frente geopolítico, y con los datos de la macro en línea con lo esperado, es posible que el argumento más escuchado para explicar el alza, es decir la leve baja en el precio del petróleo, alcanzara para entender, al menos en parte, lo acontecido. De hecho, fue después de mediodía cuando los contratos de futuros de crudo comenzaron a retroceder, que las acciones salieron de su sopor inicial para iniciar el camino de la suba. Para poner la magnitud real de las cosas en perspectiva, basta decir que entre los 30 integrantes del Promedio Industrial, el único que cerró en baja fue SBC Communications y si bien no fue tan extrema la cosa, de todas maneras fue muy alta la proporción de ganadoras contra perdedoras en el compuesto del NYSE (27 a 5) y en el índice tecnológico (22 a 8) que en su versión más acotada de las 100 primeras empresas vio (algo extraordinario) a una sola de ellas cerrar en baja. De no ser porque el volumen "no acompañó" la mejora de los precios, diríamos que estamos frente a un cambio de tendencia. Pero con casi 200 mil papeles menos operados en el mercado electrónico que en el tradicional, lo mejor que podemos decir es que la de ayer fue una rueda "rara". Así que antes de descorchar para celebrar: cuidado.

Dejá tu comentario