El malo y el bueno

Economía

• El conflicto de los tamberos

Nada cambia: se mantiene el sistema de precios de referencia como método para combatir el alza de los precios. En el caso puntual de la leche, quedó claro que el método Moreno opera a pleno. El secretario estuvo ayer presente en el anuncio con leves cambios al régimen imperante. Al menos el designado ministro Martín Lousteau logró morigerar en parte la propuesta inicial del cuestionado funcionario. Pero por ahora, más allá de la estrategia de ir ganando terreno de a poco en el pensamiento económico del matrimonio Kirchner, el malo influye más que el bueno. ¿Podrá cambiar a futuro? Muy difícil. Por lo pronto, las consecuencias se ven en lo inmediato y productores analizarán hoy nuevas medidas de protesta: paro, boicot o hasta pasarse a la más rentable producción de soja.

Guillermo Moreno volvió a ganar una batalla en el nuevo organigrama del gobierno, al imponer su sistema de control de precios. Por su parte, Martín Lousteau, que asumirá formalmente la semana próxima como ministro de Economía, debió salir al ruedo para confirmar la imposición de nuevos precios de referencia para la leche que los tamberos entregan a las grandes usinas, aunque al menos eligeró el proyecto inicial de Moreno.

El conflicto lácteo movilizó ayer a las máximas autoridades de la Casa Rosada y aceleró la puesta en marcha de la nueva gestión en el Palacio de Hacienda. Un día antes de lo que aparentaba ser la mayor manifestación del campo en contra de una política oficial, motorizada por los tamberos en San Francisco, Córdoba, Lousteau realizó su primer anuncio público: el gobierno bajará de 83 a 78 centavos el precio de referencia para el litro de leche que perciben los tamberos por parte de la industria láctea. También informó que el nuevo «precio de corte», que determina el valor de exportación y el nivel de las compensaciones, se ubicará en u$s 2.700 (hoy u$s 2.650) la tonelada durante los próximos meses.

  • Elogios

    En el mercado internacional, la tonelada de leche se ubica por estos días en u$s 5.000.

    Acompañado por el actual ministro de Economía, Miguel Peirano, y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y tras reunirse con el presidente Néstor Kirchner y la presidente electa, Lousteau no escatimó en elogios hacia la política económica y a la defensa del sistema de retenciones a las exportaciones porque «no representan un refuerzo fiscal, sino que generan un incentivo para que productos primarios se industrialicen».

    Lousteau aseguró que 78 centavos por litro de leche es un precio de referencia que «hace muy rentable la producción». Sin embargo, un informe del INTA -el organismo estatal técnico del agro, manejado por un patagónico respaldado por el ministro Julio De Vido- indica que el costo de producir la leche es de $ 0,79 por litro. No obstante, el futuro ministro aclaró que «no va a haber ningún aumento de precios dentro del marco de los acuerdos».

    «La Argentina se encuentra ante una oportunidad histórica de avanzar en la industrialización de sus materias primas para agregar valor a la producción», dijo.

    Desde Economía aclaraban que «en lugar de llevarse a $ 0,73, el precio de referencia del litro de leche en tambo (materia prima de la industria elaboradora), se establece un valor de $ 0,78» y que «dicho valor es un punto de partida, que tendrá una actualización periódica en la medida en que el sector incremente la producción y se asegure el abastecimiento del mercado interno en precios y cantidades». Además, la política focalizará el subsidio a la industria en la elaboración destinada al mercado interno de productos que representan 55% del mercado interno, como la leche en sachet, la larga vida, la manteca, el dulce de leche, y los quesos cremoso, de rallar y Mar del Plata, además del yogur en sachet. Se afirmaba también desde el Palacio de Hacienda que «se normalizará la autorización de las exportaciones lácteas con un monitoreo permanente del stock de estabilización del mercado interno de leche en polvo.

    El saldo acumulado en el fondo lácteo se asignará a aquellos tamberos registrados que incrementen su producción con respecto a 2007». La jornada había comenzado agitada debido a que la protesta de los tamberos comenzaba a lograr mayores adhesiones de las previstas. Durante la tarde de ayer, el secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, convocó de urgencia a las cuatro entidades del campo y otras vinculadas con el sector lácteo. Armó rápidamente la Mesa Nacional de Lechería y trató de convencer a los dirigentes para que firmen un consentimiento sobre los valores que luego serían anunciados y que pretendía acercar a Presidencia. Pero la negativa de los tamberos y dirigentes impidió siquiera avanzar: un llamado telefónico advirtió que Lousteau estaba iniciando su conferencia de prensa. De Urquiza la miró junto a los productores, muchos de los cuales se mostraban posteriormente enojados.
  • Dejá tu comentario