El petróleo sigue marcando camino

Economía

Los vicios de la avaricia y el miedo no son mutuamente excluyentes; aunque a veces uno domina sobre el otro. Mientras que los dedos acusadores parecen centrarse en el crecimiento chino para justificar la suba del precio del petróleo, lo cierto es que ese país, responsable de tan sólo 4% de la economía mundial, apenas hace uso de 7,5% de la producción mundial de crudo, por lo que más que culpable, el crecimiento de su consumo lo que hace es develar una situación de inestabilidad en la que poco y nada tiene que ver. Entonces, no culpemos a los chinos, por más que quede "bien" hacerlo. Tampoco deberíamos culpar del todo a los vaivenes del petróleo, por el humor de quienes invierten en acciones. Por caso, ayer el crudo arrancó la sesión marcando un nuevo máximo histórico y, sin embargo, los grandes índices bursátiles se mantuvieron casi sin cambios hasta poco antes de las dos de la tarde. Es cierto que por ese entonces los principales ministros de la OPEP salieron a "filtrar" un incremento de más de 10% en la producción de crudo que derribó en 5% los contratos de futuro, y que las acciones pegaron un salto hacia arriba. Pero no es menos cierto que el impulso duró poco tiempo, y que para cuando sonaba la campana final el Promedio Industrial reducía su ganancia a 0,59%, cerrando en 10.262,97 puntos y el NASDAQ caía al lado perdedor. Del volumen operado, mejor ni hablar, pero sí conviene hacerlo de la OPEP: del monstruo que en los '70 dominaba dos tercios de la producción mundial, hoy apenas genera 38%. Cuidado, que todo influye pero ni China ni la OPEP digitan lo bursátil.

Dejá tu comentario