20 de diciembre 2007 - 00:00

Empresas venden dólares y el Central sumó u$s 20 M

Martín Redrado
Martín Redrado
Los bonos en pesos tuvieron ayer una tenue reacción, pero en un marco de poco interés por parte de los inversores. Ayudó la estabilidad del dólar que ayer tuvo una nueva caída en el mercado mayorista. Sólo la intervención del Banco Central, que compró casi u$s 20 millones, permitió que la divisa no perforara el piso psicológico de $ 3,13.

La debilidad del dólar -a contramano de su recuperación en el mundo en las últimas jornadas- contradijo a quienes esperaban un repunte de la divisa a fin de año. En algunas casas de cambio la cotización cayó un centavo, hasta $ 3,15 aunque otras lo mantuvieron en $ 3,16. Todo indica que es el piso que está dispuesto a defender Martín Redrado.

La mayor necesidad de pesos para cubrir el pago del aguinaldo por parte de las empresas provocó más ventas de dólares en el mercado que en las jornadas anteriores.La contrapartida fue la tasa en pesos, que se mantiene muy firme. La BADLAR ( rendimiento de plazos fijos mayoristas) no baja de 13,50% anual.

En este panorama, aparecieroninversores dispuestos a comprar bonos, especialmente nominados en pesos con ajuste CER. Fueron movimientos tímidos y que buscan sólo la oportunidad de ganancias en el corto plazo. Las dudas por la manipulación de la inflación, el mal clima general en los mercados y ahora la disputa con los Estados Unidos alejan a quienes buscan alternativas con mayores horizontes.

El mejor comportamiento ayer fue para el BOGAR 2018, uno de los más transados en el mercado diariamente. Subió 1,43% y cerró en $ 142. Se trata de un título en pesos ajustable que paga capital e interés todos los meses, lo que lo vuelve más atractivo. También hubo mejoras leves en títulos similares, como el caso del PRE 9. En cambio, los títulos en pesos de plazos más largos, como el Discount, cayeron hasta 0,6%. Se trata de papelesque rinden casi 10% por encima de la inflación minorista, lo cual parece bastante atractivo. Sin embargo, existe fuerte resistencia tanto de los operadores locales como de los fondos internacionales para posicionarse. «Los precios están claramente baratos, pero en este clima escéptico parece difícil que se produzca una recuperación, al menos hasta que no se empiecen a recuperar los mercados del mundo», señaló el director de una sociedad de Bolsa local.

Los bonos en dólares no reaccionan, sobre todo los papeles surgidos del canje de la deuda. Esto generó una nueva suba del riesgo-país de 1,73% hasta 412 puntos básicos. El incremento estuvo, en realidad, más influido por la baja de las tasas en los Estados Unidos que por el comportamiento de los títulos argentinos.

Las acciones locales tuvieron su primera reacción luego de seis jornadas consecutivas de caída. El índice Merval cerró con una ganancia de 0,20% a 2.130 puntos. No hubo papeles que se destaquen y los bancos mostraron una leve mejora tras varias ruedas de pérdidas por encima del promedio del mercado (el Macro ganó 2,3% y fue lo mejor del panel líder). Ocurre que sus precios se ven afectadas por la debilidad de los títulos públicos.

  • Reflejo

    La poca actividad en el mercado local fue un reflejo, además, de lo sucedido en el mundo. Luego de alternar subas y bajas en varias oportunidades. Wall Street cerró con una pérdida leve. El índice Dow Jones cayó 0,19%, en tanto que el NASDAQ mostró una ganancia del mismo tenor, 0,19%. Entre los mercados latinoamericanos, sólo tuvo una performance algo más destacada la Bolsa paulista. El índice Bovespa ganó 1,02% y paulatinamente se va recuperando de fuertes caídas, sobre todo la semana pasada tras la eliminación del impuesto al cheque por parte del Congreso.

    Pero uno de los datos más destacados de la jornada financiera mundial fue la revaluación del dólar, que sigue ganando terreno contra el euro. La moneda europea finalizó en 1,438.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar