¿En qué invertir en la Argentina de Cristina?

Economía

Se conocieron ayer las principales recomendaciones que comienzan a hacer bancos de inversión, superadas ya las elecciones presidenciales. Apuestan a los títulos argentinos, pero sólo de corto plazo. Hay papeles, como los BONAR, que rinden 10% en dólares. Con las Nobac a 12 meses emitidas por el Banco Central, el rendimiento trepa a 18% en pesos. No es mala opción si se confía en que se seguirá manteniendo el dólar en torno a los $ 3,20. Hay dudas por las inversiones a más de un año. Por ello es que, en ese caso, únicamente las recomendaciones se concentran en aquellas que están en dólares. No es momento para las inversiones a más de un año en bonos indexados, porque no se debe esperar que, en la gestión de Cristina de Kirchner, el INDEC comience a medir seriamente la variación de los precios. Anoche, la presidente electa volvió a defender la medición oficial y hasta a la interventora Beatriz Paglieri, designada por Guillermo Moreno. Todo estará atado al compromiso oficial de encarrilar las cuentas públicas. El dato a mirar en lo económico de ahora en más es el ahorro fiscal, que se informa todos los meses. Si la recaudación impositiva comienza a crecer a un ritmo mayor que el gasto, se impulsará una disminución del riesgo-país, hoy más cercano al de Ecuador que al de Brasil.

Con el escenario político definido tras las elecciones, los grandes bancos en Wall Street y fondos de inversión salieron a recomendar algunas inversiones en activos locales, siempre con cautela. Bonos de corto plazo, tanto en pesos como en dólares, cupón PBI en moneda extranjera y acciones figuran entre las alternativas favoritas del menú.

En el caso de los cupones, algunas entidades les recomendaron a sus clientes que la gran suba el año pasado se produjo en noviembre. Es el mes anterior al pago anual que realiza el gobierno por el exceso de crecimiento. La «unidad PBI» cotiza en el exterior a menos de u$s 14, pero se considera que el valor justo estaría más cerca de u$s 17.

Tal como adelantó este diario a mediados de la semana pasada, en el mercado accionario comenzó a sentirse el impacto por el ingreso de los dólares de las AFJP. La normativa del gobiernolas obliga a traer u$s 600 millones hasta fin de año y una parte sustancial terminaría en acciones líderes, que además presentan un fuerte retraso respecto de otras alternativas en América latina.

  • Títulos

    En cuanto al mercado de bonos, un banco europeo dio a conocer un informe detallando cuáles serían las opciones más atractivas. Concluye que es en los tramos cortos donde estarían las mejores posibilidades dado el alto rendimiento contra un riesgo relativamente acotado. Estos son los principales pasajes:   

  • Es un buen momento para ingresar en Nobac en pesos ajustables por tasa de interés y, al mismo tiempo, cubrirse a través de la compra de dólares a futuro. Hoy estos papeles del BCRA que preside Martín Redrado rinden entre 16% y 18% anual en moneda local. El riesgo crediticio es bajo (es decir que es improbable un default del Banco Central) y la tasa BADLAR (que es la que rige la indexación de la Nobac) presenta una buena aproximación a la inflación real.

  • En cuanto a los bonos que ajustan por CER, ofrecer altos rendimientos en estos valores. De todas maneras, son preferibles los bonos cortos debido al riesgo de que la inflación se acelere. Los títulos de largo plazo son más sensibles a estos datos y pueden resultar perjudicados.

  • En la curva del dólar, la preferencia también se concentra en bonos cortos, como el BONAR V y BONAR VII, en relación con el Discount. «Los actuales valores sugieren que el mercado exagera el riesgo de estar posicionado en títulos emitidos bajo ley local», asegura. Rinden 10% en dólares, más del doble que un bono del Tesoro norteamericano de igual duración, sobre todo considerando el escenario de bajas de tasas en los mercados desarrollados.

  • En el corto plazo, concluye, la deuda en pesos tendrá mejor comportamiento que la nominada en dólares. Pero para plazos más largos preferimos la nominada en moneda extranjera, debido a que la inflación seguirá subestimada por los informes oficiales y afectará a los bonos en moneda local.
    Para los bancos de Wall Street, el resultado de la victoria de Cristina de Kirchner en primera vuelta no aleja las dudas que ya existían sobre la economía argentina antes de los comicios. En distintos reportes que se conocieron ayer a la mañana se preguntan si el «gradualismo» para la implementación de cambios será suficiente para manejar la política económica.

    «El primer discurso de Cristina agregó poco sobre los temas críticos», señaló un reporte de Lehman Brothers. Con la firma del economista jefe para América latina, Guillermo Mondino, la institución aconsejó a los inversores « olvidarse» de un giro del gobierno como ocurrió con Lula da Silva en Brasil en 2003. «Ella procuraría realizar ajustes marginales», agrega. Y vaticina que «la primera ronda de discusiones sobre salarios o transferencias a las provincias puede resultar complicada».

    Por su parte, Eurasia Group agrega que la presidente electa «mantendrá la actual política económica», aunque hará «ajustes graduales para contener la inflación». Pero al mismo tiempo destaca que «dado que el escenario es más complejo, la habilidad para implementar estas variaciones se redujo significativamente».
  • Dejá tu comentario