Finalmente, salió el cheque cuota para los plazos fijos

Economía

El gobierno dispuso la creación del esquema de cheque cuota, a través de un decreto que se publica hoy en el Boletín Oficial, en donde se establecen las condiciones del nuevo «corralito».

La normativa dispone que los plazos fijos reprogramados podrán ser fraccionados -a pedido del titular- por el importe de cada vencimiento de capital e intereses. Cada una de las partes en que será dividido el depósito, a través del cheque cuota que emite la entidad, servirá para comprar bienes, como inmuebles o autos.

Estos certificados serán endosables, con lo cual se podrán traspasar al vendedor, pero recién hoy el Banco Central deberá disponer una cuestión clave: cuando se realiza el endoso, ¿el cheque pasa de un banco a otro o queda en el que fue reprogramado el depósito?

No se trata de una cuestión menor, considerando que varios bancos están siendo sospechados por su nivel de solvencia. Si el cheque cuota puede cambiar de entidad, entonces habrá más gente dispuesta a aceptarlo en una operación de compraventa. En cambio, si este certificado proviene de un banco que se presume en problemas y no puede traspasarse, al riesgo propio del instrumento habrá que agregarle el riesgo de la entidad que lo está respaldando.

Obviamente, se estima que este instrumento tendrá un fuerte descuento en el mercado secundario. En primer lugar, su transformación en cash recién comienza en enero de 2003 para los plazos fijos más chicos. Si el depósito es de un monto alto, la devolución del dinero recién se produciría a partir de setiembre de 2003 y se prolongará hasta el mismo mes de 2005.

De esta forma, el vendedor no sólo deberá considerar el paso del tiempo para cobrar el efectivo (reflejado en la tasa de interés), sino también la devaluación de la moneda, ya que estos plazos fijos estarán nominados en pesos.

La reprogramación de los plazos fijos pesificados a $ 1,40 no mejora el calendario que existía para los depósitos en dólares. Pese a que el gobierno había asegurado que la conversión de las colocaciones de dólares a pesos aceleraría el cronograma de devolución del dinero, finalmente no se dispuso ningún adelantamiento. De acuerdo con el decreto, si un plazo fijo pesificado es inferior a los $ 1.200, queda afuera de la reprogramación.

También se deja abierta la posibilidad de utilizar hasta u$s 30.000 en la compra de un título en dólares, en vez de convertirlos en pesos a $ 1,40. Todavía no se conoce cuál será la característica de este bono, pero el Ministerio de Economía tendrá hasta 90 días para ofrecerlo.

En cuanto a los plazos fijos reprogramados en pesos, quedó confirmado el cronograma original, que admite la posibilidad de retiros a partir de marzo de 2002. En este caso, las cifras inferiores a $ 400 quedarían a salvo de la reprogramación.

• Salarios libres

El decreto también dispuso, tal como ya se había anticipado, la liberación del «corralito» para los salarios y los haberes jubilatorios. En estos casos no habrá restricciones para los retiros en efectivo. «Una progresiva liberación de los depósitos existentes impulsará la reactivación de las actividades productivas y económicas», aseguró el gobierno en el texto.

La posibilidad de retirar todo el salario estará disponible desde el 11 de febrero. Los haberes que no sean extraídos podrán ser retirados en el mes siguiente, por lo cual se acumulan las sumas. Por otra parte, si en enero no se extrajeron los $ 1.500 autorizados, el saldo no extraído se acumulará para los meses siguientes.

Para las cuentas corrientes y cajas de ahorro no salariales ni previsionales continúa el límite de retiro semanal de $ 300. Los retiros no efectuados se acumularán indefinidamente.

Por otra parte, los plazos fijos reprogramados podrán pasarse a la vista siempre que se trate de alguno de los siguientes casos:

a) Pago de remuneraciones del personal en relación de dependencia correspondientes a enero de 2002 o anteriores pendientes.

b) Obligaciones de cualquier naturaleza con el Estado y las correspondientes a la seguridad social que venzan en febrero de 2002.

c) Cancelación total o parcial de financiaciones únicamente con saldos reprogramados en la misma entidad.

Dejá tu comentario