Fuerte baja del petróleo

Economía

El precio del petróleo bajó ayer 3,6% y cerró a 37,28 dólares el barril en el mercado de Nueva York; acumula una rebaja de 12% con respecto al día 1 de este mes, cuando tocó el máximo histórico de 42,33 dólares. La novedad descomprime tensiones en el mercado interno, ya que si la cotización hubiera seguido en alza, habría sido imposible mantener el acuerdo no escrito entre gobierno y petroleras por el cual no suben los combustibles al público. No obstante, en el mercado internacional sólo se advierte por ahora un alivio transitorio, debido a los temores de los operadores a atentados en Medio Oriente que corten las exportaciones de los principales países productores.

El precio del petróleo bajó ayer 3,6% en el mercado de Nueva York, y cerró a 37,28 dólares por barril. La cotización equivale a una rebaja de 5 dólares en relación con el cierre del lunes 1 de este mes, o casi 12% menos.

La noticia significó un alivio para las petroleras locales que temían que si el petróleo seguía subiendo, no iban a poder sostener el acuerdo de caballeros sellado con el gobierno, por el cual no suben al público los precios de naftas y gasoil, mientras el crudo a las refinerías no integradas se vende a la cotización internacional menos 20% ( equivalente a la retención que pagan las exportaciones, aunque ésta es en realidad de 25%).

El acuerdo no firmado entre el gobierno y Repsol YPF, al que adhirió también Petrobras, partía del supuesto de que el petróleo había tocado un techo en torno a los 40-41 dólares. No obstante, con posterioridad, la inestabilidad internacional, llevó la cotización hasta 42,33 dólares.

Si al precio de ayer en Nueva York, se le resta 20%, en la Argentina las refinerías sin petróleo propio están comprando a 29,83 dólares por barril. A esto debería deducírsele la revaluación del peso desde el 1 de enero de 2003, fecha en que se firmó el primer convenio de precios, por el cual el petróleo a las refinerías no integradas se vendía a 28,5 dólares.

• Devolución

De esta forma, las refinerías no integradas estarían acercándose a pagar un precio del petróleo inferior a 28,5 dólares, lo que les permitiría ir devolviendo la deuda acumulada con las productoras.

Esa deuda se fue constituyendo desde el 1 de enero de 2003 hasta el 30 de abril de este año, cuando las productoras vendieron a las refinerías a 28,5 dólares el barril, cualquiera fuera la cotización en el mercado internacional.

De todas formas, todavía es muy pronto para sacar conclusiones, debido a la inestabilidad política en Medio Oriente que en cualquier momento puede impulsar otra disparada de las cotización.

Los mercados se inclinaron a la baja en los últimos siete días debido a la recomposición de las reservas en EE.UU., y a la decisión de la OPEP y de Arabia Saudita de aumentar la producción a partir del 1 de julio.

No obstante, los analistas resaltan que los mercados mantienen un delicado equilibrio entre la confianza de que la oferta será suficiente para atender a la demanda y los temores a posibles interrupciones en los suministros desde Medio Oriente, a causa de la creciente violencia en la zona.

En Irak, en particular, continúa la situación de inseguridad y los atentados, que impiden que la industria petrolera alcance un nivel de producción de 2 millones de barriles como registraba antes de la guerra.

Esto explica que ayer los líderes del grupo de los 8 países más industrializados expresaran su satisfacción por la aprobación unánime de la nueva resolución de la ONU sobre Irak, que legitima el gobierno de transición y autoriza la permanencia de una fuerza multinacional.

La aprobación es una importante victoria diplomática para EE.UU, y para George Bush, que quiere utilizar la cumbre del G8 -Alemania, Canadá, EE.UU., Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia-para recabar apoyos en Irak y demostrar que se superaron las fricciones con varios de sus aliados europeos creadas por la guerra.

Dejá tu comentario