Habrá un dólar único y un BONEX para depósitos hasta u$s 30.000

Economía

Anoche, el ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov, anunció la flotación del dólar a partir del miércoles. Sólo habrá una cotización para la moneda norteamericana ya que deja de operar el tipo oficial de $ 1,40. Con este nuevo régimen cambiario, tanto las exportaciones como las importaciones se cursarán por el mercado libre. Pero para operaciones financieras se deberá solicitar autorización al Banco Central para realizarlas. El gobierno pone como condiciones para que se libere totalmente el mercado cambiario y que se puedan girar dólares al exterior, por ejemplo, que se implementen todas las nuevas medidas y se cierre con el FMI un nuevo paquete de ayuda. Esto último puede demorar ente 20 y 25 días.

Las medidas económicas anunciadas ayer incluyen la flotación del dólar pero con control del Banco Central, la pesificación uno a uno de los créditos bancarios y no bancarios, además de la posibilidad de optar por un nuevo plan BONEX con los primeros u$s 30.000 de depósitos si no se opta por la pesificación a $ 1,40. El ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov, también confirmó la liberación del «corralito» para los sueldos, las jubilaciones y las indemnizaciones por despido y accidentes de trabajo. En todos estos casos podrá cobrarse en efectivo. Con estos cambios, el decreto que regirá el nuevo «corralito» estaría afuera del fallo de la Corte

Suprema, que lo había considerado «inconstitucional». Los contratos privados, al igual que las deudas, también pasan a pesificarse uno a uno, mientras que los créditos garantizados en dólares del canje de deuda en poder de bancos, AFJP e inversores se pesifican a $ 1,40. Este es el detalle de las medidas contempladas en el decreto de necesidad y urgencia que se publica hoy en el Boletín Oficial y que definen la pesificación total de la economía argentina, confirman el cronograma original de devolución de depósitos y establecen la emisión de nuevos títulos en pesos para compensar a los bancos.

DEPOSITOS SE PESIFICAN A 1,40

Las colocaciones en dólares de los ahorristas serán convertidas a $ 1,40. Esto abarca a las cuentas corrientes, cajas de ahorro y plazos fijos. Implica que un plazo fijo por u$s 10.000 será transformado a 14.000 pesos.

El capital será actualizado según la variación de un índice de ajuste, denominado Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER). Su variación estará dada por el índice de inflación minorista (precios al consumidor). De esta forma, se busca que los ahorros no pierdan poder adquisitivo, aunque sí les pega de lleno la devaluación de la moneda.

La tasa de interés se pactará libremente con el banco y no regirá el nivel de 7% anual fijo que se había establecido originalmente. Los intereses serán cobrados todos los meses y en efectivo.

OPCION PLAN BONEX

Los ahorristas que no deseen pesificar sus depósitos podrán optar por canjearlos por un título público en dólares con garantía del Tesoro. No se determinó aún el plazo que tendrá este título, pero el mecanismo es semejante al que se utilizó en el plan BONEX de 1989.

Los depósitos que no podrán optar por esta opción serán los primeros u$s 30.000 de los depósitos en moneda extranjera. Probablemente se consoliden las tenencias de los ahorristas por banco.

Un plazo fijo por u$s 25.000 puede ser pesificado totalmente a $ 1,40, pero también canjeado por un bono en dólares. En el caso de un préstamo de u$s 100.000, sólo podrán transformarse en títulos los primeros u$s 30.000. El resto debe ser pesificado.

La propuesta de los bancos nucleados en Abappra, que contempla la devolución de hasta u$s 10.000 en billetes para los ahorristas, quedó en análisis del equipo económico. La propuesta incluye la conformación de un fondo fiduciario con los mejores préstamos de las entidades.

CHEQUE CUOTA PARA PLAZOS FIJOS


Los certificados de los depósitos a plazos fijos reprogramados serán fraccionables y transferibles. La idea es facilitar las transacciones entre particulares.

Esta suerte de cheque cuota en que serán divididos los plazos fijos podrá utilizarse para adquirir autos, viviendas y otros bienes.

Los plazos fijos serán transferibles de un banco a otro, sin limitaciones, sólo para las anteriores operaciones comerciales.

DEVOLUCION DE PLAZOS FIJOS

El repago de los plazos fijos se efectuará de acuerdo con el cronograma anunciado a principios de enero. Los depósitos pesificados continuarán con el cronograma de devolución originalmente establecido para los plazos fijos en moneda extranjera. Las colocaciones a plazo que ya estaban en pesos seguirán con su respectivo cronograma. Este es el plazo al que fueron reprogramados los plazos fijos: Los nuevos depósitos que ingresen en el sistema financiero tendrán libre disponibilidad. No serán actualizados por el Coeficiente de Estabilización de Referencia sino que el ahorrista deberá pactar una tasa de interés con el banco.

LIBERAN CUENTAS SUELDO E INDEMNIZACIONES

Las cuentas sueldo tendrán libre disponibilidad de fondos hasta el monto del salario desde este mes. De esta forma, queda sin efecto el límite máximo de $ 1.500 mensuales que se había impuesto para las cuentas habilitadas para el pago de sueldo.

También ingresan dentro de este esquema los pagos indemnizatorios por despido, por riesgo de trabajo y jubilaciones y pensiones, sobre los que habrá libre disponibilidad.

Para las cajas de ahorro comunes se mantiene el límite de retiro en efectivo estipulado en $ 1.200 por mes ($ 300 semanales).

Quienes en las últimas semanas recibieron fallos favorables de la Justicia en primera instancia para la liberación del «corralito» dentro de estos casos quedan automáticamente beneficiados, aún sin confirmación de la sentencia.

Pero el gobierno suspenderá por 180 días la ejecución de las sentencias que ordenan a bancos el pago de depósitos en efectivo, de acuerdo con lo estipulado en el Decreto 1.570/01, que creó el «corralito».

Se mantiene la disposición para mayores de 75 años y enfermedades graves. Podrán disponer de los fondos totalmente, pero dentro del «corralito». Estos casos no sufren la reprogramación de los depósitos.

DEUDAS SE PESIFICAN UNO A UNO

Todas las deudas en dólares del sistema financiero serán convertidas a pesos, al tipo de cambio u$s 1 = $ 1.

Además de la tasa de interés correspondiente, se aplicará el Coeficiente de Estabilización de Referencia que será elaborado y regulado por el Banco Central. Así se busca evitar una licuación de los préstamos por el efecto de la inflación.

Se descartó la posibilidad de aplicar un tipo de cambio diferencial de $ 1,20 para los créditos que habían quedado en un principio fuera de la pesificación.

DEUDAS PRIVADAS, UNO A UNO

También las deudas privadas quedan transformadas a pesos, cualquiera sea el origen.

La intención fue no hacer diferencias entre el deudor bancario con quien se endeudó por afuera del sistema financiero.

CONTRATOS PRIVADOS PESIFICADOS

Los contratos realizados entre privados que estén en dólares se convierten a pesos, respetando la relación uno a uno.

En este esquema entran, por ejemplo, alquileres, servicios profesionales y tarifas de servicios públicos.

Al contrato pesificado se le aplicará también el Coeficiente de Estabilización y Referencia. Las cuotas de los alquileres, que se pagan en pesos, serán ajustadas por la evolución de este indicador con lo cual irán aumentando a medida que aumente la inflación.

Prácticamente, todos los contratos de la economía pasarán a actualizarse a través de este nuevo indicador. Los salarios, en cambio, no tendrán actualización y terminarán perdiendo poder adquisitivo ante el ajuste de las tarifas y créditos.

Se establecerá que si al momento del pago el bien o la prestación acordada termina siendo superior o inferior, las partes podrán solicitar un reajuste del precio.

En el caso de obligaciones sujetas a pagos sucesivos o de cumplimiento diferido (por ejemplo alquileres), se podrá solicitar un reajuste anual, salvo que la duración del contrato sea menor a un año. Si no hay acuerdo entre las partes, será la Justicia quien deberá tomar parte del asunto.

POLITICA CAMBIARIA

Habrá un solo mercado de cambios y se elimina el dólar oficial a $ 1,40 por unidad.

Operaciones de importación y exportación se manejarán por el tipo de cambio libre. En cambio, las operaciones financieras (como pago de intereses al exterior por deudas o envío de dividendos) requerirán autorización del Banco Central, con lo cual se restringe una fuente potencial de demanda.

La liberación total del mercado de cambios estará supeditada a los desembolsos que defina para la Argentina el Fondo Monetario Internacional.

Se aplicará una «flotación sucia». Esto significa que el Banco Central intervendrá para comprar y vender dólares, pero sin comprometerse a defender un valor determinado de la moneda.

Los bancos (tanto públicos como privados) no venderán dólares. Sólo podrán ser adquiridos en casas de cambio.

BONO COMPENSADOR PARA BANCOS

La diferencia de pesificar los créditos uno a uno, pero reconocer un tipo de cambio de 1,40 para los depósitos, provoca un fenomenal desequilibrio en el balance de los bancos. Para compensarlo, el gobierno entregará a las entidades un bono en pesos por la diferencia de $ 0,40. Se estima que la cifra podría ubicarse en no menos de $ 20.000 millones.

PRESTAMO GARANTIZADO PASA A $ 1,40

Los créditos que quedaron en manos de bancos, AFJP, aseguradoras e inversores individuales en el último canje local de la deuda (u$s 50.000 millones) tampoco se mantienen en dólares. Serán pesificados a 1,40.

Con esta decisión, una parte de los créditos que habían otorgado las entidades, en este caso al Estado, se convierte a un tipo de cambio especial, que al menos compensa por los depósitos en dólares convertidos también a 1,40.

No se descarta que el gobierno mantenga una parte de estos créditos garantizados en dólares. Sería para compensar a los bancos para el pago de obligaciones negociables y otras líneas tomadas con el exterior, que obviamente deben ser cubiertas con divisas.

GASTO SOCIAL


Quedarán unificados todos los programas de asistencia social.

Se destinarán $ 1.000 millones al Programa de Empleo, $ 350 millones al Programa Alimentario y $ 50 millones al Programa de Medicamentos.

En caso de recibirse nuevos fondos de organismos internacionales, se ampliará el presupuesto de estos programas.

POLITICA MONETARIA

La meta de 2002 es que la emisión de pesos ascienda a $ 3.500 millones, que incluyen $ 1.000 millones de adelantos al Tesoro.

El Banco Central informará mensualmente al Congreso la marcha del programa monetario comprometido.

POLITICA CAMBIARIA

Se dispone la flotación del dólar y el abandono del tipo de cambio oficial a $ 1,40.

Habrá un solo mercado de cambios.

De acuerdo con el Ministerio de Economía, están dadas las condiciones para la flotación sin que se produzca un salto en el precio del dólar. Las reservas internacionales ascienden a u$s 14.000 millones y el superávit comercial esperado llegaría (de acuerdo con estimaciones oficiales) a u$s 12.000 millones.

El mercado de cambios será libre para las operaciones de comercio exterior. Las operaciones financieras requerirán autorización del Banco Central.

La liberación total del mercado de cambios se adoptará cuando llegue el apoyo del Fondo Monetario Internacional.

Dejá tu comentario