Inflación hasta resultó más baja de lo que esperaba el gobierno

Economía

• Cifra oficial dio en enero 1,1%. Sindicalistas y rebeldes de INDEC dicen número superior: 1,8%

• Era de esperar: ayer se informó que la inflación minorista en enero fue de sólo 1,1% • Esto fue gracias a que no se contabilizaron a pleno las subas de hasta 23% en la medicina prepaga • El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, impuso a pleno su particular política de «metas de inflación» y por ello el número final • Se demoró dos horas -para cuando ya los mercados habían cerrado- la difusión del informe oficial, pero de todas maneras no habría bajas adicionales en los bonos que pagan a inversores según el CER (refleja la variación de los precios minoristas, como el Discount y los BODEN 2008 en pesos, por ejemplo) • Paradójicamente, se concentran varios intereses, además del oficial, en lo que debería ser una simple encuesta de la variación de los precios • Gremios como el de ATE (los trabajadores del Estado) seguramente hoy informarán una inflación mayor que la de ayer porque es el número que sirve para las discusiones salariales . Empleados de línea y del área a la que pertenecía la funcionaria removida Graciela Bevacqua en el INDEC sostenían ayer que el dato real debería haber sido de 1,8% • Agrupaciones de izquierda, como el Partido Obrero, que tiene cierta presencia entre trabajadores del INDEC, recobran vida con este tipo de conflictos y aprovechan para intentar generar más caos • Si no fuera por el particular cómputo de la suba de prepagas impulsado por Moreno, el índice difundido ayer no llamaría a sospecha • Incluso la Canasta Básica Alimentaria subió 2,6% en enero, lo que es una muestra del fracaso de los controles y acuerdos impulsados por el funcionario • Así, inútilmente, por no convalidar cuatro décimas más de suba del costo de vida, el gobierno se topa con otro conflicto que, además, les restará valor a los positivos números de la actividad económica que se informen en los próximos días. Todo sin sentido.

Se dio lo que se preveía: el aumento de los precios minoristas en enero fue de 1,1% y el INDEC, en su versión «light» tras los cambios impulsados la semana pasada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, no contempló el incremento de las prepagas que en algunos casos fue de 23%. La incógnita ahora pasa a febrero: ¿tampoco contemplará el INDEC en el corriente mes los incrementos?

De esta manera Beatriz Paglieri, la nueva responsable del Indice de Precios al Consumidor, cumplió ayer la primera misión que le encomendó su mentor Guillermo Moreno. Este le indicó el jueves pasado, cuando ya había sido nombrada para que pase a las oficinas del INDEC, que debería tomar como válido para medir el alza de los costos de la medicina prepaga, el régimen de copagos (extras por cada servicio) y no los aumentos directos en las facturas de las prestadoras. Puntualmente, lo que Paglieri debía reflejar era el incremento de sólo 2% que Moreno había cerrado con las empresas del sector medicina prepaga en los planes, sin los cargos adicionales, -esos copagos arriba mencionados-, que se abonarán por fuera del valor mensual. Según fuentes del sector, hasta ahora sólo 10% de los afiliados optó por los copagos que impulsó Moreno, y 90% quedó dentro del régimen anterior, pagando 23% más.

Esta orden, que provino desde el Ministerio de Economía, había sido en realidad transmitida hacia el INDEC antes del nombramiento de Paglieri. A comienzos de diciembre pasado, Moreno habló con Graciela Bevacqua, la anterior responsable de medir el Indice de Precios al Consumidor (IPC), para «informarle» que se había cerrado el acuerdo entre el gobierno y las prepagas, y el criterio que debía tener en cuenta cuando en enero se midiera la evolución de los precios de este rubro. No hubo respuestas al secretario de Comercio, y Bevacqua sólo se comunicó con su superior, Clide Trabuchi, directora nacional de Estadísticas. Esta a su vez habló con el titular del INDEC, Lelio Mármora, y según lo que se desprendió de ese cruce de informaciones, Bevacqua tuvo todo el apoyo de sus jefes para tomar en consideración el régimen de prepagas que considerara conveniente.

Mármora además tuvo una reunión, en el Ministerio de Economía, con el secretario de Política Económica, Oscar Tangelson, que prometió continuarhaciéndose cargo de las relaciones entre el Palacio de Hacienda y el INDEC, asegurando además que su cargo tenía igualdad de precedencia que el de Moreno. Cuando llegó el momento de efectuar las mediciones, los encuestadores del INDEC que están encargados de efectuar el IPC mes a mes (un total de 120 personas) comprobaron durante los primeros días de enero el incremento de 22% en el costo de las prepagas, lo que fue transmitido a Bevacqua. Así, las primeras mediciones de la inflación minorista arrojaban un aumento de no menos de 1,8% para todo el mes, tomando en cuenta que además crecerían los precios del turismo y de algunos alimentos.

Todo llegó a manos de Moreno, que nuevamente llamó a Bevacqua para pedir explicaciones sobre cómo se medía ese incremento. La funcionaria explicó la situación de las prepagas, preparándose para la polémica con el funcionario, que obviamente reclamó un cambio en la medición para que sea tenido en cuenta su régimen de copagos con alzas de 2% en los planes. Trabuchi fue la persona que finalmente discutió con Moreno, aludiendo incluso a su condición de «experta en yoga» para soportar presiones.

Se llegó así al viernes 26 de enero cuando el secretario de Comercio hizo su movida: le informó a Bevacqua que quedaba apartada de su cargo y les dio vacaciones forzadas a Trabuchi (también a Mármora). Hizo que Felisa Miceli nombrara oficialmente a una persona de su confianza, Beatriz Paglieri, como responsable de medir la inflación, lo que la ministra aceptó sin mayores trabas. El martes 30, la nueva funcionaria ya estaba al mando de la oficina del INDEC, y bajo el apoyo de Moreno ordenó que la medición del rubro prepagas (técnicamente Servicios para la Salud), sea calculado con el régimen de copagos y ya no bajo el esquema de los incrementos directos de las tarifas que los encuestadores del organismo habían recolectado a comienzos de enero. Ayer, Paglieri ya tenía a las 14 horas el número final de 1,1% de alza de precios de enero. Con la información cerrada, y la plana técnica del INDEC en pie de guerra, la funcionaria dejó la sede del organismo en la diagonal Roca y se escudó en el Ministerio de Economía. Fue Moreno el que ordenó retrasar la difusión del informe final, que siempre se conoce en el tercer día hábil de cada mes a las 16 horas en punto.

Dejá tu comentario