Machinea: ''Sin el FMI no se acordará con Club de París''

Economía

El secretario ejecutivo de la CEPAL, José Luis Machinea, consideró ayer que la Argentina debe aceptar que el FMI participe en las negociaciones de su deuda con el Club de París, que suma alrededor de u$s 7.000 millones.

Esta posibilidad se encontró vedada durante la gestión del español Rodrigo de Rato al frente del directorio del Fondo, pero se puede abrir una nueva etapa cuando pasado mañana asuma el francés Dominique Strauss-Kahn en su lugar.

Ante el cambio de titular, el ex ministro de Economía de Fernando de la Rúa expresó en una charla que brindó en la Casa de América Latina en París que se debe tener un plan con el FMI para negociar con el Club de París: «Es la regla, no vamos a cambiarla por la Argentina. Nosotros queremos siempre cambiar las reglas. Pero creo que vamos a ir por esa regla, es la conclusión. Quizá con algún matiz respecto del pasado. ¿Habrá un Fondo más bueno que antes o no? No sé, pero no creo que se acepte una negociación con el Club de París sin alguna participación del FMI».

El Club de París está integrado por 19 países ricos, incluidos Estados Unidos y otros miembros del Grupo de los Siete. Casi 70% de la deuda de la Argentina con este grupo corresponde a Alemania, Japón y España. La reestructuración de esa deuda habilitaría a bancos europeos y de otras naciones desarrolladas a financiar a empresas que desean invertir en la Argentina.

  • Energía

    Entre otros temas que tocó Machinea se destacó el de la situación energética. Dijo que la ruptura de los contratos energéticos de tres gobiernos latinoamericanos con empresas extranjeras era « inevitable» debido a la escalada de los precios de las materias primas, sobre todo el petróleo.

    Machinea citó los ejemplos de Venezuela, Bolivia y Ecuador, que nacionalizaron los recursos naturales -en estos casos, petróleo y gas- o hicieron cambios en sus reglas de exportación.

    «El petróleo valía 20 dólares (el barril) y ahora está a 90 dólares. El problema es cómo se hace la ruptura. Pero era casi natural para acompañar el proceso de cambio de los precios de algunas materias primas», insistió.

    La región se enfrenta a una «enorme oportunidad» a raíz del alza de los precios de las materias primas y el aumento de la demanda de China y la India, pero debe agregarles «valor y conocimiento a fin de crear las bases para un crecimiento sostenible a mediano plazo».

    Bolivia decidió nacionalizar en mayo de 2006 primero los yacimientos de gas -determinación que afectó principalmente a la estatal brasileña Petrobras-, y luego comprar en mayo de 2007 dos refinerías que habían sido privatizadas por la empresa brasileña a fines de 1999. Venezuela elaboró una ley de nacionalización que le asegura la mayoría accionaria en todas las asociaciones y contratos petroleros que operan en el país, y que condujo en junio pasado a la expropiación de filiales de dos petroleras estadounidenses y una canadiense.

    En Ecuador se modificó una ley vigente desde 2006 que redujo de 50% a 1% las ganancias extras de las petroleras extranjeras por el alza de la cotización del oro negro.

    Machinea se congratuló, además, de que América latina haya «dejado atrás el populismo, al menos en la macroeconomía». No obstante, subrayó que el gasto público ha crecido 30%-40% por año, especialmenteen Venezuela y en la Argentina, así como en Bolivia, aunque el alza es inferior a la de 10 o 15 años atrás.

    «Estamos aprendiendo de los errores del pasado; hemos sido más ordenados, pero no hemos creado una institucionalidad macroeconómica. La única que existe es la de Chile», subrayó.

    Pero aunque en los cuatro últimos años la pobreza y la indigencia han disminuido, hoy «tenemos más pobres que en 1980» y 200 millones de personas viven aún por debajo de la línea de pobreza en la región más desigual del mundo.
  • Dejá tu comentario