2 de septiembre 2002 - 00:00

No cede la crisis: fueron récord los quebrantos

Por la cantidad de quebrantos de empresas, el bimestre julio-agosto se convirtió en el peor en la historia de la medición de este indicador. En total, fueron 417 los casos con problemas de quiebras o concursos registrados en los Tribunales Comerciales de la Capital Federal. Es preocupante, además, porque coincide con la vigencia de la Ley de Quiebras, que limita la posibilidad de los juzgados de fallar a favor de la quiebra de una empresa. Por eso donde se registra el incremento más dramático es en el número de concursos. Aumentaron 180% contra el año pasado y casi 90% contra el récord anterior de 1996. Lo grave es que muchas de estas empresas concursadas, de no cambiar la situación económica en los próximos meses, pueden terminar en una quiebra que agravará la crisis social de la Argentina.

No cede la crisis: fueron récord los quebrantos
La crisis impactó de lleno en la cantidad de empresas y particulares con quebrantos y el bimestre julio-agosto de 2002 se convirtió en el peor mes de la historia en la medición de este indicador. En total fueron 417 los casos con problemas de quiebras o concursos registrados por los Tribunales Comerciales de la Capital Federal (que por su importancia representan a los de todo el país), lo que implica un incremento de 20,8% contra el mismo período de 2001, y de 15,8% frente al de 1996, bimestre en el que se había registrado el anterior récord histórico.

Con esto terminan tres meses consecutivos de caídas en la variable, además de determinarse casi con seguridad que este año la variable llegará a su nivel máximo desde que pueden medirse la cantidad de empresas y particulares con este tipo de dificultades de continuidad.

El récord de los 417 casos de julio-agosto de 2002 (meses que se toman en conjunto para su medición anual por la vigencia de la feria judicial de mitad de año) cobra más gravedad al considerar que se da cuando rige la Ley de Quiebras que limita las posibilidades de los juzgados de fallar a favor de la quiebra de una empresa. Esto provocó que la cantidad de quiebras decretadas durante julio-agosto pasado haya sido 59% menor que las del mismo período de 2001. Sin embargo, la vigencia de este artículo de la Ley de Quiebras, cuya continuidad terminaría en octubre de este año, no pudo evitar una catarata de presentaciones de concursos por parte de la Justicia. En total fueron 307 los casos de este tipo en la Capital Federal, lo que implica un aumento de 180% contra el año pasado y de 85% contra 1996, el anterior récord.

En agosto se dio además otro factor importante en cuanto a los concursos. Durante dos días (el 5 y el 12 de agosto) se registraron dos récords consecutivos de presentaciones de concursos en una sola jornada con 35 y 33 casos respectivamente).

• Nivel alto

Lo importante y negativo de la existencia de tamaña cantidad de empresas y particulares que debieron presentarse a concurso, además de reflejar la grave situación de la economía real del país, es que a mediano plazo obliga a la variable a continuar en un nivel alto ya que los juzgados siempre toman entre cinco y seis meses como piso para resolver si una situación de concurso puede derivar en una de quiebra. Incluso se especula que cuando termine la vigencia de la Ley de Quiebras, habrá una multiplicación de las decisiones judiciales en este sentido, lo que llevará también a este indicador a nuevos récords históricos. Esto sucedería entre el último trimestre de este año y el primero de 2003.

En este período el caso más importante por su pasivo declarado es el del concurso de
Metrored Telecomunicaciones, dedicada a la instalación de redes de fibra óptica, que registró deudas por 147.272.150 pesos. En una escala menor por lo abultado del pasivo declarado aparece el concurso del Club Atlético San Lorenzo de Almagro Asociación Civil, con deudas por aproximadamente 44 millones de pesos y AIM Asistencia Integral de Medicamentos, una empresa comercializadora de medicina con un pasivo de $ 42 millones. También dentro del listado de empresas y particulares en proceso de concurso entre julio y agosto de 2002 se puede mencionar a Marta Harff, empresaria especializada en la comercialización de productos de belleza y naturistas, la productora de insumos plásticos IMAP SAIC con un pasivo de $ 7.814.278 y la Metalúrgica Puntana, con deudas por 6.810.717 pesos, la importadora de indumentaria deportiva Mavsur ($ 6.366.243) y la editorial Gazeta Mercantil Mercosur ($ 1.780.216).

Otros casos en los que aún no se pudo determinar el pasivo exacto pero que también se incluyen en el período son la comercializadora de automóviles
Troter, la Compañía de Transporte Río de la Plata, el fabricante de motos Juki y el de electrodomésticos Eskabe.

Dejá tu comentario

Te puede interesar