No ceden pesos a más de un año ni quieren bonos-dólar

Economía

Los mercados (libres) son los que menos se equivocan porque suman decisiones más que meditadas ya que se vota arriesgando el bolsillo propio. Lo contrario de cualquier político o gobernante que decide sin meditar demasiado porque arriesga el bolsillo del público. La Argentina hoy es tentadora porque tiene bonos indexados en pesos que están dejando ganancias en dólares de más de 15% mensual. Además tiene un gobierno empeñado en «dólar alto» que les avienta el riesgo de recibir tantos pesos y luego comprar menos dólares. O sea es un negocio seguro. Pero -siempre hay un pero- hay una elección en octubre donde al gobierno le puede ir bien o mal. Si le fuera bien es más negocio invertir aquí. A su vez racionalmente después de la elección el gobierno debería austerizarse, o sea no aumentar más el gasto público, no hacer más demagogia de subsidios, liberar bastante los precios y tarifas ya largamente taponados. Por esa liberación puede haber más inflación y hace que sean más negocio los bonos indexados por CER. Se pone más seria la economía con frenos al Estado y robustecería eso al peso por lo cual costará más mantenerlo artificialmente arriba y emitir traerá más inflación. Pero, a su vez, puede haber conflictos sociales por más inflación y se duda cómo actuará el gobierno que tiene 24 meses sin elecciones a la vista. A su vez hay que mirar que todos los meses se necesitan en promedio 5.000 millones de pesos para pagar vencimientos y arreglar después de octubre con quienes no entraron al canje de deuda (son unos 20.000 millones de dólares), más un acuerdo con el Fondo muy probable que favorecerá más ingreso de capitales. Pero hay poca inversión y alta desocupación. Si entrara inversión será con última tecnología que desplaza mano de obra y trae más desempleo. A todo sazónelo con que a mediano plazo no hay plan económico del gobierno y sí acechanzas de reducción del crecimiento. Pero China nunca podrá dejar de comprar alimentos, lo cual da prosperidad desde el sector externo.

Los inversores, ante todo eso y más, meditaron y ayer le dijeron al gobierno: 1) Bonos en dólares no porque ofrecen una mínima tasa de 3,75% anual, menor a la de Estados Unidos. Martín Redrado quería colocar 75 millones en dólares y debió conformarse con tomar 11 millones. En consecuencia fracasó. 2) Títulos en pesos sin ajuste por CER quiso colocar a dos años de plazo pero todas las ofertas se concentraron a 12 meses o menos. Le dijeron «no queremos a tanto plazo» y entonces también fracasó. Tomó 1.080 millones de pesos pero a un plazo menor al buscado. No se licitaron bonos con ajuste CER, la gran tentación, y los inversores compraron los existentes en Bolsa y en la puja subieron hasta 3,7%.

Conclusión: la Argentina es hoy un manjar para inversores pero el gobierno no logra inspirar confianza a más de un año. Problema serio.

Dejá tu comentario