"No es el momento" para abandonar el libre mercado

Economía

Sostuvo el presidente George W. Bush, pese al derrumbe de los mercados bursátiles y el temor a una recesión mundial, que por ahora no es el momento para que las naciones abandonen la política de libre mercado o aprueben cambios que podrían amenazar la libre empresa.

Bush advirtió estar en contra de tomar una postura proteccionista en respuesta a la actual turbulencia financiera, señalando que el libre mercado y el comercio abierto eran fundamentales para un crecimiento económico a largo plazo.

"Aquellas políticas han mostrado una y otra vez ser el camino seguro para crear empleos, incrementar el comercio e impulsar el progreso", indicó Bush.

"Y este momento de incertidumbre económica sería precisamente el equivocado para rechazar estos métodos ya probados en la creación de prosperidad y esperanza", añadió.

El presidente de Estados Unidos quien será el anfitrión de una cumbre global sobre la crisis financiera el próximo mes, dijo hoy que lo esencial debería ser acordar principios comunes para reformar las regulaciones y evitar otro desastre en los mercados.

Asimismo, instó a los líderes de la cumbre a que reconsideren su compromiso con los principios fundamentales del crecimiento económico a largo plazo, "el libre mercado, la libre empresa y el libre comercio".

"En este momento de incertidumbre económica mundial sería precisamente el momento equivocado para rechazar métodos probados para crear prosperidad y esperanza", señaló.

Sus comentarios se dieron a conocer un día después de una oleada de ventas a nivel mundial en los mercados bursátiles, en medio de los crecientes temores de una recesión global.

La sesión de ayer llegó al peor nivel de caída en un cierre para los principales índices financieros de Estados Unidos desde la primavera boreal del 2003.

"En las últimas semanas, las preocupaciones acerca de la disponibilidad de crédito, la seguridad de los activos financieros y la volatilidad de la bolsa han puesto a muchas familias comprensiblemente ansiosas sobre su futuro económico", afirmó Bush en un intervención radial semanal.

El mandatario buscó dar seguridad a los estadounidenses en que las acciones del Gobierno para paliar la crisis del crédito estaban comenzando a dar resultados, pero señaló que su impacto completo en la economía tomaría tiempo.

Estados Unidos estará a cargo de una cumbre de líderes mundiales el 15 de noviembre en Washington, donde se discutirán las profundas causas de la crisis y se comenzarán a desarrollar principios de una reforma a los reguladores financieros y sus instituciones.

"Esta crisis es mundial en su alcance, y abordarla requerirá mayor cooperación internacional", aseveró.

"Aunque las soluciones específicas llevadas a cabo por cada país puedan no ser las mismas, acordar sobre una serie de principios comunes será un paso esencial para evitar crisis similares en el futuro", agregó.

Dejá tu comentario