Nochebuena a la argentina

Economía

Navidad con récords en el país, aunque algunos sean olvidables. Todo creció: las ventas en shopping superaron hasta 25% a las del año pasado, pero ni los comerciantes saben aún el saldo definitivo. Se vendió tanto, que no tuvieron tiempo de hacer el arqueo oficial. Crecieron también los heridos (fueron más de 100 los internados por quemaduras), hubo 10 muertos en accidentes y se multiplicaron los asaltos con asesinatos y heridos graves.

Las ventas de diciembre de este año habrían estado 20% arriba que el mismo mes de 2006, pero el dato es demasiado poco confiable todavía: ni los propios comerciantes saben cuánto más vendieron este fin de semana porque aún siguen contando plata.

¿Cómo les fue a los shopping centers? «Mucho mejor que lo esperado: pensábamos vender 20% por encima que las fiestas de 2006, pero creo que estuvimos entre 25% y 28% arriba. De todos modos, es poco serio lanzar hoy cifras porque ni los locales terminaron de hacer el arqueo». La alta fuente de Alto Palermo Centros Comerciales (APSA) resumió lo que en el comercio en general se percibió como una Navidad espectacular.

La modalidad de los malls de esta cadena controlada por IRSA de permanecer abiertos hasta bien entrada la madrugada, con fuertes descuentos e interesantes promociones, contribuyó (al menos desde lo mediático) a crear un clima de euforia que terminó contagiándose al comercio en general.

«Alto Palermo instauró esta política desde su apertura hace 17 años; después, cuando la compramos y fuimos añadiendo otros centros comerciales, se generalizó a casi toda nuestra cadena. Este año lo hicimos también en el interior», agregó la fuente.

En tanto, algunas cámaras que dicen representar a los comerciantes salieron ayer a lanzar cifras de mejoras de ventas de entre 17% y 30% respecto del año pasado, con la obvia intención de ganar la carrera por los titulares de los diarios. Recién hoy, y con mayor seguridad a fines de esta semana, habría guarismos confiables; o sea, todo lo confiable que pueden ser en una economía que se mueve 50% en negro.

Así lo admitió Carlos de la Vega, presidente de la Cámara Argentina de Comercio, quien reconoció que «intentamos hacer nuestra encuesta mensual e incluso llamamos a los comerciantes que tenemos registrados para eso, pero -aunque suene a chiste- no podían respondernos porque estaban demasiado ocupados vendiendo...». De todos modos, según cifras preliminares, la CAC estima en «20% en unidades» la suba de las ventas de diciembre. «En pesos casi con seguridad será mayor, por imperio de la inflación. La cifra corresponde a todo el mes; la semana de Navidad es, obviamente, un pico», agrega De la Vega.

  • Ganadores

    ¿Quiénes fueron los grandes ganadores de esta semana de locura consumista?

    Claramente los fabricantes y vendedores de indumentaria: la ropa sigue siendo una de las gratificaciones (para el propio consumidor y para quienes éste quiere agasajar) que pueden comprarse con dinero. Lo siguió el rubro electrodomésticos, con espectaculares ventas en aire acondicionado y también en reproductores MP3/ MP4. Y, claro, alimentos.

    En lo que hace a canales, los shopping centers les sacaron una clara ventaja a los locales de calle, los que no obstante tuvieron un fin de semana soñado en zonas que hasta hace poco eran poco menos que marginales. «A las calles también les fue bien, no sólo a los shopping. Sobre todo a aquellas que se organizaron para dar promociones, regalos y para extender el horario de atención. Nunca como los centros comerciales, claro, que además tienen descuentos por local, descuento por tarjeta de crédito, descuento por tarjeta propia...

    Muchos comerciantes aprovechan esos 'descuentos' para liquidar viejos stocks», estima De la Vega.

    Uno de los comerciantes con locales a la calle dijo a este diario: «Creíamos que el lunes sandwich iba a afectar la actividad de manera negativa; de hecho, mucha gente se fue afuera ya este fin de semana aprovechando el 'puente'. Pero igual se vendió bárbaro»; se trata del dueño de una cadena de lencerías que prefirió ocultar su identidad. «Todavía no puedo decirle cuánto más vendí respecto del año pasado, porque influyen la inflación, el tipo de mercadería que se colocó (este año salió más la más cara) y hasta el barrio donde estaba el local. Pero podría decirse que subimos 20% o 25%», agregó.

    S.D.
  • Dejá tu comentario