Para el FMI, el gobierno plantea metas "optimistas"

Economía

Ayer se reanudaron las conversaciones con el FMI tendientes a buscar cerrar un acuerdo en los próximos 60 días. El equipo económico se reunió durante 3 horas con la nueva misión técnica que llegó al país. Roberto Lavagna sintetizó claramente el estado actual de las negociaciones al afirmar que «los funcionarios del Fondo sienten que cada vez que se acercan a un acuerdo, es la Argentina la que se aleja. Sintieron que les habíamos corrido las metas». Lo dijo en referencia a los proyectos de ley aprobados por el Senado (suspensión de ejecuciones y pago del CER) y al fallo de la Corte que restituye el 13% a estatales. Pero ayer hubo un acercamiento con el FMI. Trascendió inclusive que si el gobierno controla los amparos al «corralito» y mejora las cuentas públicas (exigen superávit fiscal los técnicos del FMI), se destrabaría rápidamente la negociación. Hoy a las 10 habrá una reunión clave en la que participarán funcionarios de Economía, el Banco Central y el FMI. Ahí se buscará consensuar poner fin al enfrentamiento entre Lavagna y Pignanelli, titular del BCRA, con un plan definitivo para el dinero retenido en el «corralito». Concretamente, ayer el inglés John Thornton, a cargo del caso argentino dentro del FMI, intentó acelerar la resolución de las diferencias. Objetó las metas de crecimiento y recaudación para 2003 que tiene estimadas el equipo económico para lo cual será necesario que se aprueben los proyectos que el gobierno envió al Congreso para aumentar la recaudación (eliminación de exenciones al Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta, poner una sobretasa de 1% al pago de impuestos con LECOP y patacones, y gravar los reembolsos).

El ministro Roberto Lavagna se reunió ayer durante tres horas con la misión del Fondo Monetario para definir las metas económicas y así buscar reanudar las conversaciones para que la Argentina acceda a un acuerdo con el organismo. Pero en el equipo económico ayer se manifestaron «sorprendidos» porque «ahora en el FMI objetan los supuestos macroeconómicos comprendidos para 2003».

El pasado fin de semana el propio Lavagna admitió que busca una negociación rápida con el Fondo y no «en cuotas», aunque también reconoció que las medidas impulsadas por el Congreso «van en contra» de un posible acuerdo con el organismo. Lavagna estuvo reunido con el jefe del caso argentino John Thornton, el director de Asuntos Monetarios, Stefan Ingves; el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen y los directores del Banco Central Víctor Bescos y Augusto Magliano. Posteriormente la misión partió a entrevistarse con Aldo Pignanelli (titular del BCRA) y el resto de los integrantes del directorio. Para hoy a las 10 de la mañana, está prevista una reunión conjunta -Economía y BCRA- en la que se buscará consensuar las diferentes opiniones.

En el encuentro con Lavagna, los técnicos del FMI manifestaron su satisfacción por el plan de encuadramiento de la banca pública elevado la semana pasada por Economía y se interiorizaron en el nuevo plan de canje de los depósitos atrapados en el «corralito» cuya implementación sería inminente para evitar la salida de dinero vía amparos judiciales. En medio de estas negociaciones, Guillermo Nielsen viajará la semana próxima a Londres para participar de una reunión del FMI sobre política monetaria.

Lavagna había asegurado por la mañana que los funcionarios del Fondo Monetario sienten que cada vez que se acercan a un acuerdo con el país «es la Argentina la que se aleja», y señaló que la decisión del Congreso de suspender la aplicación del CER y el proyecto que responsabiliza a las casas matrices por la actividad de los bancos en el mercado local produjo un shock a nivel internacional.

• Dificultad

«Los funcionarios del Fondo sienten que cada vez que se acercan a un acuerdo, es la Argentina la que se aleja. Sintieron que les habíamos corrido las metas. Ellos creen que es así», manifestó el titular del Palacio de Hacienda.

Respecto de las decisiones políticas que a su entender dificultan el acuerdo dijo que «todas estas medidas no son palabras en el mundo, son cambios importantes», y que son hechos que «cambiaron el contexto en los últimos 10 días». No obstante, Lavagna se declaró optimista sobre el resultado de las conversaciones con el Fondo Monetario y adelantó que «habrá una prórroga mañana o pasado» sobre un vencimiento de deuda.

«Uno puede combinar las dos cosas: se puede negociar y mientras tanto no cruzarse de brazos», dijo el titular de la cartera económica, y recordó que la Argentina ya pagó casi mil millones de dólares a los organismos multilaterales de crédito en lo que va del año.
Por otra parte, Lavagna señaló que hay cierta tendencia de los argentinos a sentirnos como víctimas, mientras que en el FMI el pensamiento predominante es que la Argentina es la que se alejó del acuerdo.

«Es más fácil decir que es el Fondo el que cambia las metas», dijo el ministro de Economía, sintetizando en cierto modo el pensamiento de vastos sectores de la sociedad argentina. También destacó que «pasaron cosas durante las negociaciones. La Argentina hizo pagos y recibió tres reestructuraciones del Fondo.

Dejá tu comentario