25 de marzo 2008 - 00:00

Pocas noticias son buenas para la suba

Pocas noticias son buenas para la suba
Estamos en tiempo de descuento para el último día del mes, que es lo mismo que decir el último día del primer trimestre del año. Esto significa que debajo de lo que se observa a simple vista se está efectuando un reposicionamiento de carteras que tiene al menos alguna relación con lo que veremos de aquí al viernes y que se irá dilucidando con el correr de los días.

Mientras tanto, la primera rueda de la semana no fue -en el fondo- más que una continuación de la del jueves (con el aditamento que el cierre de los mercados europeos -en celebración de la Pascua-, Hong Kong y Australia redujo los volúmenes en el mercado monetario y de commodities). Esto es: liquidación de contratos futuros sobre activos físicos (el petróleo retrocedió a u$s 100,56 por onza y el oro a u$s 914,1 la onza) para reposicionarse en otros financieros (el Dow trepó 1,52 por ciento a 12.548,64 puntos), donde el motor es la suba en el precio del dólar (a 100,71 yenes y u$s 1,5424 por euro).

De manera puntual (¿miope?), hubo quien achacó a la mejora en la venta de viviendas y al incremento en el valor de la oferta que por Bear Stearns hiciera el JP Morgan, la recuperación del billete norteamericano. Siendo el primero de estos elementos un dato aislado y confuso (subió la venta pero el precio promedio tuvo la mayor caída desde 1968), el segundo de alcance limitado (beneficia sólo a los accionistas de Bear y se realiza con dinero que facilita la Fed, unos u$s 30.000 millones), y la de ayer la cuarta rueda consecutiva en que avanza el dólar, sólo un buen ejercicio de imaginación permite adherir a esta idea. Esta aclaración viene a cuento porque ya se escuchan comentarios acerca de que el mercado bursátil habría dejado atrás sus mínimos, encaminándose hacia un nuevo rally.

Como siempre, no sabemos si será así o no, y posiblemente no sea prudente para nadie hacer predicciones al menos hasta que comiencen a llegar los últimos estados contables dentro de un par de semanas o que se despejen los contratos de futuro a favor de la baja del dólar, cuyo volumen creció 15% en la semana.

Dejá tu comentario

Te puede interesar