Preocupa poca inversión. Anunciarán premio a los bancos que presten más

Economía

Aunque el crédito al sector privado está creciendo 30%, aún está en niveles reducidos. Apenas alcanza 9% del PBI, uno de valores más bajos en el mundo. Los bancos se vuelcan por el corto plazo, tanto a la hora de prestarles a individuos como a empresas. Otra cosa no pueden hacer ya que los depósitos se hacen también a corto plazo. La inversión también es baja. Por ello el gobierno está avanzando con un plan para premiar a los bancos que otorguen más préstamos a empresas que apliquen dicho capital a la inversión. Les permitirá que retrasen en sus balances las pérdidas ocasionadas por los amparos, que todavía suman cerca de $ 5.800 millones. El problema real es que las empresas todavía se muestran reticentes a endeudarse a plazos largos y sólo requieren fondos para el giro comercial.

El Banco Central avanza con un plan para premiara los bancos que otorguencréditos vinculados con la producción. Según los borradores que ya circularon entre las principales cámaras del sector, aquellos bancos que aumenten los préstamos de mediano y largo plazo a empresas podrán diferir las pérdidas generadas por los amparos en sus estados contables.

El monto en juego es multimillonario: los bancos perdieron $ 9.000 millones por devolver depósitos a dólar libre en vez de hacerlo a $ 1,40 más el CER. Pero todavía no reflejan totalmente dicho impacto en el balance. En realidad, todavía tienen $ 5.800 millones en pérdidas que se irán volcando en los balances durante los próximos cuarenta meses.

Con el proyecto que manejael presidente del BCRA, Martín Redrado, aquellos bancos que presten más podrán mostrar un mejor resultado. En la práctica, tendrán menos pérdidas mensuales o más ganancias aquellos que ya salieron del rojo
.

Una de las causas que impidió el año pasado que el sistema financiero mostrara resultados positivos fue justamente la anotación de los amparos. Este año, por el contrario, será el primero desde la devaluación y la pesificación que mostrará ganancias. En el primer semestre, el verde de los balancesllegó a 2,4% del patrimoniode los bancos y se estiraríahasta 4,5% o 5% del patrimonio del sistema para fin de 2005.

Tanto en el BCRA como en Economía se quejan de que la reaparición del crédito no es todo lo alentadora que muestran los números.
El crecimiento interanual llega a 27%, pero se trata sobre todo de líneas de corto plazo. Las líneas que más crecieron en este período son las personales (79% de incremento en 12 meses) y los descuentos de documentos (43,7%). Se trata de créditos de corto plazo que permiten darle dinamismo a la economía, pero que no gravita para que crezca la tasa de inversión, un tema de central preocupación del gobierno.

• Exceptuados

Todavía resta definir con exactitud qué tipo de préstamo será el beneficiado. Desde ya, quedan afuera las líneas personales (incluyendo prendario o hipotecario) y los préstamos a corto plazo para el giro comercial de las compañías. Se apuntará en especial a créditos a las industrias y todos aquellos préstamos de mediano y largo plazo (tres años como mínimo) que aumenten la capacidad productiva e impliquen más inversión. «Los bancos no están acostumbrados a evaluar proyectos de largo plazo y prefieren la cómoda, que es prestarle al público con altas tasas y a corto plazo», aseguran en el Palacio de Hacienda. Por eso, se ideó este esquema para darles un incentivo adicional a volcarseal sector productivo. Salvando las distancias, se trata de un sistema parecido al que ya rige para el diferimiento en el pago de impuestos a las empresas que efectúen inversiones.

En el BCRA ya están analizando otras medidas para que aparezca el crédito al sector productivo. Entre otras cuestiones, se revisará el esquema normativo con el objetivo de facilitar el préstamo a empresas
. Ya se hizo parte de este trabajo el año pasando, cuando la autoridad monetaria permitió que las entidades evalúen el flujo del negocio y dejando que el patrimoniode la empresa pase a ser un dato secundario (lo que beneficia a las empresas golpeadas por la crisis pero que están saliendo adelante). Sin embargo, este tipo de iniciativas resultó insuficiente.

Otro cambio importante para empujar a las entidades a darle más cabida al sector productivo pasa por la Superintendencia de Entidades Financieras.Actualmente está a cargo el duhaldista Jorge Levy, pero el presidente Néstor Kirchner avanza con un hombre propio, Waldo Farías. Desde este sector buscan modificar el régimen prudencial e informativo que deben cumplir los bancos. «Nos quedamos con el modelo de los '90. Hay muchas cosas que se pueden hacer para que los bancos les presten más atención a las empresas»,
aseguran en la institución.

Un problema por ahora sin resolución es el del fondeo. Los banqueros aseguran que se vuelcan por préstamos de corto plazo porque se financian con depósitos, cuyo plazo promedio no supera los 45 días. Las únicas líneas de mediano plazo son las vinculadas con el comercio exterior, pero que tienen una asignación específica. Otra alternativa, como autorizar a las entidades a emitir títulos indexados por el CER, fue rechazada por el gobierno.

Dejá tu comentario