Promete kirchnerismo a diputados que no pagará deuda con los aportes

Economía

Carlos Tomada, ministro de Trabajo; y Amado Boudou, jefe de la ANSeS, les prometerán hoy a sus propios diputados y a los de la oposición que los fondos que se recibirán del sistema de capitalización no serán utilizados para cancelar deuda en 2009. Será el primer intento que harán los funcionarios, en el arranque hoy del debate de la estatización de las AFJP en el Congreso, para calmar los ánimos inclusive en su propia bancada. El kirchnerismo, se sabe, accederá a retocar el proyecto para limitar el uso de esos 100 mil millones de pesos de aportes jubilatorios que pasarán a la ANSeS, pero por ahora no lo reconocerá públicamente. El agregado al texto original apunta a que esa suma no pueda ser utilizada para pagar la deuda externa, ni para ser invertida fuera del país o destinada a gastos corrientes del gobierno. Además, a la Comisión Bicameral de control, prevista en el proyecto, para fiscalizar el uso de los aportes, se sumará la participación de la Auditoría General de la Nación, la SIGEN, y una curiosa comisión que incluirá a empresarios, trabajadores y jubilados.

El kirchnerismo de Diputados siguió ayer la misma estrategia para debatir la estatización de las AFJP que la que le impuso el gobierno al inicio del debate de las retenciones móviles. Mientras algunos diputados oficialistas insinuaban algunos de los cambios que podrían introducirse en el proyecto, Néstor Kirchner se mantuvo más activo que nunca por teléfono intentando convencer voluntades. La orden del ex presidente volvió a ser la misma que en aquella oportunidad: no aceptar ni un solo cambio a la ley de estatización.

Es cierto que aun falta una semana para la votación y no sería lógico que el kirchnerismo arrancara el debate aceptando al menos algunas de las modificaciones que le pide la oposición. Por eso la postura oficial, por ahora, es seguir juntando votos para la sesión del 5 de noviembre y oficialmente no aceptar cambios de fondo aunque se estén analizando varios retoques.

Con ese ambiente llegarán hoy a Diputados el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el jefe de la ANSeS, Amado Boudou, para explicar el proyecto de estatización ante un plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y Previsión Social.

  • Referente

    Boudou, convertido en el único referente dentro del gobierno en materia de reforma a las AFJP, les garantizará hoy a los diputados de todos los bloques que los fondos del régimen de capitalización no serán utilizados para cancelar deuda o gasto corriente. Pero defenderá nuevamente la autonomía de la ANSeS para manejar las inversiones.

    El proyecto de creación del Sistema Integrado Previsional Argentino, tal como se llamará a la unificación del régimen de reparto con las AFJP, llegó hace una semana al Congreso, pero hoy a las 15 será el primer test con los diputados del oficialismo y la oposición.

  • Estrategia

    Después de la visita de los funcionarios, el bloque kirchnerista se reunirá para definir la estrategia de defensa del proyecto oficial que tomará la bancada. Recién allí el bloque que preside Agustín Rossi comenzará a estudiar en la intimidad de sus oficinas los cambios posibles al proyecto.

    Pero, por ahora, todo es unidad en el oficialismo, al menos de las puertas para afuera, tal como lo explicó ayer la secretaria parlamentaria del bloque del Frente para la Victoria de Diputados, Patricia Fadel: «Existe un acuerdo generalizado para unificar el sistema previsional en un régimen público de reparto».

    Desde el sindicalismo, también hubo rechazo al pedido de la oposición de garantizar que los fondos de las cuentas de capitalización que pasarán a la ANSeS no sean utilizados para cancelar deuda o gasto corriente en 2009. Héctor Recalde ratificó esa postura: «La intangibilidad de los fondos de la ANSeS que plantea la oposición significa un congelamiento» y es por eso que habló de « especificidad» de los recursos, un término que acuñó el kirchnerismo para no reconocer la necesidad de modificar el proyecto. (Ver nota aparte.)

    Ninguno de esos argumentos consiguió hasta ahora convencer a la oposición que sigue rechazando el proyecto de estatización de las AFJP. El radicalismo planteó que se prohíba al gobierno utilizar los fondos «para financiar al Estado», mientras que la Coalición Cívica exige la creación de una comisión bicameral que debata durante nueve meses cómo modificar el sistema previsional.
  • Dejá tu comentario