Ribeiro: cuarentena complica avances en oferta a acreedores

Economía

Minicuotas Ribeiro sigue sufriendo el impacto de la pandemia. La cadena alertó ahora que el retorno a la versión más estricta de la cuarentena le significa un retroceso en sus operaciones. Por eso, avisó a los inversores que esto reafirma la imposibilidad de cumplir con el pago de su deuda en lo que resta del año. Y si bien reiteró su intención de formular una propuesta de pago “sustentable”, advirtió que la incertidumbre que genera el contexto actual limita los avances.

La cadena de electrodomésticos presentó una nueva nota ante la Comisión Nacional de Valores, en ocasión de las nuevas restricciones sanitarias aplicadas por el gobierno nacional.

La empresa de venta de electrodomésticos sostuvo que el marco del aislamiento y distanciamiento social obligatorio que rige desde el 19 de marzo su actividad “se ha visto seriamente afectada”. Y enumeró los factores que “concurren” a este resultado: “La reinstalación de restricciones operativas por razones sanitarias, la consecuente imposibilidad de mantener y operar la totalidad de las sucursales de la Compañía, la abrupta caída de las ventas, las dificultades en los suministros de productos, los sucesivos esfuerzos por mantener la dotación de personal necesaria y la consecuente necesidad de renegociar una serie de obligaciones propias de la operación de la compañía”.

Ribeiro no pagó los intereses de las obligaciones negociables que fueron venciendo a partir del 23 de marzo de este año, poco después del inicio de la cuarentena. Y tampoco cumplió con el vencimiento de capital de otra ON que operó el 30 de junio.

Al sincerar su situación,la compañía aclaró: “Reiteramos la estimación de que esta situación permanecerá durante lo que resta del año 2020”.

La firma se encuentra diseñando una propuesta de reestructuración de los pagos para presentar a sus acreedores. La intención es reprogramar los pagos ya vencidos y también los futuros.

Si bien se propone elaborar una propuesta “sustentable”, Ribeiro aclara que el contexto actual complica ese objetivo: “Las incertidumbres sobre el desarrollo de la actividad en determinadas zonas del país, se trasladan a la imposibilidad de mensurar con exactitud el impacto integral que la situación de emergencia habrá de generar en los flujos económicos y resultados de la empresa, lo que sigue dependiendo de su prolongación y de los avances y retrocesos normativos que dificultan la actividad y complican las proyecciones”.

Por otra parte, Ribeiro informó a la CNV que la presentación de sus Estados Financieros Intermedios con cierre el 31 de marzo de 2020 “se encuentra demorada”. Entre otras razones, por el cierre total de la administración desde el comienzo de la cuarentena.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario