Ropa argentina cuesta hasta 50% más que en EE.UU.

Economía

Estar a la moda en la Argentina cuesta caro. Mientras en otros países la tendencia es mostrar alternativas baratas, aunque atractivas y modernas en prendas «fashion», en el mercado local esto parece no existir: lo que se paga no es más que el derecho a usar «la marca», al margen de los costos de producción.

Sin embargo, a diferencia de lo que sucede en el mercado local, los clientes del primer mundo reclaman mucho más que «una marca» y por eso las empresas de indumentaria se ven obligadas a ofrecer al público opciones de muy buena calidad a precios accesibles. Basta con comparar los valores de una de las prendas más usadas en todo el mundo, los jeans, para comprobar las diferencias existentes entre la relación precio-marca-calidad de los argentinos y de los países más desarrollados.

  • Ranking

    Hace pocos días, el sitio Yahoo! en inglés publicó el ranking de los diez mejores modelos de jean que pueden conseguirse por menos de cien dólares en Estados Unidos, y que incluye marcas como Armani, Gap y Levi's, por citar las más conocidas por los consumidores argentinos. En sentido inverso, en la Argentina es casi imposible -salvo algunas excepciones- conseguir armar un listado similar. Este diario recorrió locales en shopping centers y diferentes zonas del circuito de moda porteño, como Palermo Soho, y elaboró un ranking de los diez jeans más caros hechos en el país.

    Es interesante entonces comparar algunos de los más caros de la Argentina con el listado que da Yahoo!. Se trata en todos los casos de «precios de lista», o sea, muy distantes de los que pueden encontrarse en liquidaciones o «outlets» en Estados Unidos. Veamos:

    1- Jeans Makers. Tiene modelos que alcanzan las cuatro cifras: el más caro cuesta $ 3.750. La explicación a este extravagante precio es que el ejemplar cuenta con adornos de strass aplicados a mano a lo largo de una pierna. No sólo por el precio es una prenda para pocas: se ofrece en talles pequeños porque -según la vendedora- es un modelo «exclusivo» que se vende por encargo. La marca se ubica a la cabeza de los que más caro cobran, con precios que no bajan de los $ 300, sólo para los modelos «standard». Podría comparárselo con el Armani Exchange modelo «Rinse Skinny», o sea, «chupín gastado», que se vende a u$s 98 en Estados Unidos.

    2- Etiqueta Negra. La marca de Federico Alvarez Castillo encuentra en los precios caros la mejor manera de promocionarse como un símbolo de estatus. Sus variantes de vaquero, aunque poco extravagantes, alcanzan los $ 650 (por encima de los u$s 200). No obstante, es fácil comprobar que sus modelos casi no se diferencian de otras marcas menos caras (aunque tampoco baratas) como Zaff o By Deep. En el ranking elaborado por el sitio online, hay un pantalón similar, gastado en las piernas el «Skinny Jean» de Blank, favorito de las celebridades estadounidenses, como la cantante Ashlee Simpson o la mediática amiga de Paris Hilton, Nicole Richie, aunque no necesita de precios caros para destacarse: cuesta u$s 68.

    3- Trosman. La oferta de la diseñadora Jessica Trosman es un fiel ejemplo de «pagar el derecho a usar la marca». Ofrece por $ 440 un modelo bastante usado: corte clásico, tiro bajo, de denim azul oscuro. Eso, más la etiqueta en la cintura. Es comparable al modelo «Brooks Skinny Stretch Jeans», de la marca Roxy, que se vende a u$s 44.

    4- Jazmín Chebar. El pantalón más caro de la marca cuesta $ 360 (unos u$s 115), pero tiene una característica que lo diferencia del resto: la tela con que está hecho tiene un proceso que al tacto lo deja como engomado, más parecido a una cuerina que a la clásica tela de denim. El corte es muy parecido al que ofrece la marca más buscada por las mujeres que viajan a Estados Unidos: Victoria's Secret; el «Uplift» (literalmente «levanta») que estiliza la figura femenina por u$s 68.

    5- María Cher. En sus locales, el jean más caro se consigue a $ 320 (u$s 105), aunque las vendedoras aclaran que la tela usada en su confección es italiana. A simple vista no se notan diferencias con las texturas locales, aunque puede compararse al «Ultra Sexy Skinny Jean», de Blue London, que se vende a u$s 59 en Estados Unidos.

    6- Ricky Sarkany. La firma conocida por sus zapatos y carteras que llevan el nombre de su dueño tiene pantalones estampados, de colores, bordados y con apliques. Sin embargo, el más caro curiosamente es de los más sencillos: color gris, corte a la pierna (casi chupín) por $ 300. Muy parecido al «Cheap Monday Tight Jean», que cuesta u$s 65 en EE.UU., y es el preferido de la polémica actriz Lindsay Lohan.

    7- Akiabara. Pese a sus precios, los pantalones de la marca del logo de los tres lunares son bastante clásicos, de corte recto, pero cuestan también alrededor de $ 300. Es uno de los favoritos de las teenagers, aunque seguramente no de sus padres, que son quienes deben pagar los deseos de las jovencitas. En Estados Unidos también existe una marca destinada a las jóvenes «bien», aunque más económica: J.Crew, cuyo modelo «Overdyed Bootcut» («sobreteñido» y para usar con botas) se consigue a u$s 88.00.

    8- Levi's. En la Argentina su modelo más caro -de fabricación nacional-cuesta $ 280, es decir, $ 40 más que el valor del más barato de la misma marca en Estados Unidos, que es un modelo muy similar -tela azul, corte chupín-; no se explica entonces la diferencia notable en el precio de ambos.

    9- Kosiuko. El jean más caro que ofrece esta temporada vale $ 298. ¿Qué tiene de original? Tachas en la cintura y en los bordes de los bolsillos. La tela es un simple denim, igual que el de la versión «Long & Lean» de GAP, una de las firmas más «cool» de EE.UU., que vale u$s 49,50, aunque tiene la ventaja de que es apto tanto para petisos como para altos, lo que rara vez sucede en la Argentina, donde los pantalones están diseñados para personas de piernas muy largas y sumamente delgadas.

    10- María Vázquez. En relación con los primeros puestos, los de esta firma parecen baratos: su ejemplar más caro cuesta $ 245; se trata de una prenda de tela artificialmente «gastada» para que tome una tonalidad celeste blancuzca. Reemplazable por el «Paper Denim & Cloth» de Topaz, que cuesta u$s 88.

    Todo dicho...
  • Dejá tu comentario