6 de septiembre 2002 - 00:00

Se perdieron u$s 8 millones

Se perdieron u$s 8 millones
Los mayores controles sobre el mercado cambiario que el Banco Central lanzó en los últimos días no tuvieron ayer el efecto esperado: por primera vez en los últimos diez días, la entidad que preside Aldo Pignanelli perdió reservas ante la presión que generaron las compras de dólares de los importadores.

Concretamente, resignó u$s 7,9 millones
, durante una jornada en la que el dólar libre abrió con una leve tendencia alcista y al promediar la jornada llegó a ubicarse a $ 3,67. Sin embargo, sobre el cierre de la rueda se replegó para finalizar sin cambios a $ 3,60 para la compra y $ 3,66 para la venta.

No obstante ello, el Central dejó intacta la cotización entre las entidades que actuaron por su cuenta y orden a $ 3,51 y $ 3,59 la punta compradora y vendedora, respectivamente.

Se trató de la primera jornada en la que la autoridad monetaria resignó reservas desde el 26 de agosto, cuando perdió u$s 8,4 millones y la segunda en más de un mes, desde el 2 de agosto último, cuando registró un saldo negativo de u$s 9,5 millones. A pesar de ello, en lo que va del setiembre el Central lleva ganados u$s 28,4 millones,
que se suman a los u$s 430 millones que recuperó durante el mes pasado.

Los cambistas coincidieron en señalar que el endurecimiento de las negociaciones con el FMI generaron un movimiento mayor que el habitual en el mercado. Sin embargo, destacaron que la jornada estuvo lejos de los febriles días vividos meses atrás. En este sentido, vaticinaron que en la medida en que las liquidaciones de exportaciones se mantengan a buen ritmo y las licitaciones de Lebac continúen atrayendo a los inversores, la divisa estadounidense no debería experimentar grandes oscilaciones.

No obstante ello, en previsión de un alargamiento en las negociaciones con el Fondo y una probable caída estacional en las liquidaciones de los exportadores, desde la entidad que preside Aldo Pignanelli se lanzó en los últimos días una serie de medidas que buscan fortalecer las reservas al aumentar el control sobre el mercado cambiario. Entre ellas figuran una baja en el monto desde el cual se deben liquidar las exportaciones con el Central, recortes en los dólares girados a las entidades que actúan por su cuenta y orden, así como también la obligación por parte de las casas de cambio de girar todo excedente diario por encima de u$s 1,5 millón a las cuentas que mantienen con la autoridad monetaria.

Ayer el Central vendió en el mercado mayorista del MAE u$s 86,1 millones, un cifra superior a la que se venía demandando en los últimos días y que según los operadores se debió a las compras de dólares por parte de dos compañías importadoras de envergadura. A ello se le sumaron u$s 3,8 millones con los que la autoridad monetaria abasteció directamente a bancos y casas de cambio. Del otro lado, compró u$s 82 millones provenientes casi en su totalidad de las liquidaciones agropecuarias por ventas de la cosecha gruesa.

En el mercado de dólar futuro predominaron las bajas. En la Bolsa de Comercio de Buenos Aires los contratos a fines de setiembre cedieron 0,78% y cerraron a $ 3,79, mientras que las posiciones al último día hábil de octubre cayeron a $ 3,93. Los contratos a noviembre y diciembre se negociaron a $ 4,15 y $ 4,33 respectivamente.

El índice Merval ayer bajó 0,89% durante una rueda caracterizada por la alta participación de los certificados de acciones extranjeras en el volumen negociado. Sobre un total transado de $ 81,7 millones, casi 94% correspondió a operaciones realizadas con CEDEAR.

Dejá tu comentario

Te puede interesar