Seguimos andando apenas a media luz

Economía

La cuestión más importante es si la mejora que experimentó ayer el precio de las acciones es un simple rebote o una señal de que vuelven los tiempos de suba. En principio vale tomar el camino del escepticismo. Por un lado, no sólo no tuvimos ningún cambio significativo, sino que el impulso de la suba ni siquiera alcanzó para volver a colocar el Promedio Industrial encima de la línea de los 10.000 puntos, quedó en 9.968,51 unidades, mostrando una mejora de apenas 0,62%. Además, no hay que olvidar que apenas 24 horas antes marcamos lo que fueron los mínimos anuales para prácticamente todos los grandes índices bursátiles norteamericanos. Es cierto que las cosas fueron algo mejor en el NASDAQ que ganó 1,13%, pero los magrísimos 1.400 millones de papeles operados en el sistema electrónico demostró el escaso interés de los inversores de consolidar los precios de la víspera. Teniendo en mente este trasfondo, es claro que si bien fueron las empresas minoristas, en especial Home Depot, J.C. Penney y Staples las que lideraron la suba, hubo también mucho de "rebote" en lo que vivimos en la rueda. Claro que para hoy la idea de un rebote no es válida, en especial si tenemos en cuenta los buenos números que presentaron Hewlett Packard y AMD. Con tan poco actividad bursátil hubo tiempo para pensar un poco en el nuevo período que decidió concederle George W. Bush a Alan Greenspan como jefe máximo de la Fed. Según las malas lenguas habrían llegado a un acuerdo para no repetir los desatinos que, para muchos, le costaron la reelección a Bush padre (más claro: no apuraran la suba de tasas).

Dejá tu comentario