Serio: se frenó la creación de empleo

Economía

Ayer se dieron a conocer preocupantes datos sobre la situación del trabajo en la Argentina. El desempleo bajó muy poco entre diciembre y marzo últimos: lo hizo de 14,5% a 14,4%. Sin contar los planes Jefes, llega a casi 20%. Pero básicamente ocurrió porque muchos desocupados dejaron de buscar trabajo. Sin dudas, lo que más llamó la atención, y es lo que debería preocupar al gobierno, es el hecho de que la economía argentina dejó de crear puestos de trabajo. Más aún, en el primer trimestre se perdieron 50.000 puestos. Desde Economía dicen que ello es por el verano, lo cual no es así y menos para explicar la totalidad de este fenómeno. El gobierno debería captar el mensaje de lo que está sucediendo: todas las medidas que se tomaron en materia laboral en los últimos dos años atentaron contra la creación de puestos de trabajo. Hubo desde aumentos salariales por decreto hasta suba de los impuestos sobre los sueldos. Tampoco se entiende cómo se insiste con la doble indemnización. Es la medida ideal si lo que se quiere es que ninguna empresa contrate personal. Todo esto ocurrió con la economía creciendo a más de 11% en el primer trimestre. De ahora en adelante lo hará a un menor ritmo. ¿Reaccionará el gobierno o habrá que ver números peores? Preocupante, sin duda.

La tasa de desocupación se contrajo en forma moderada a 14,4% en el primer trimestre del año desde 14,5% alcanzado en los últimos tres meses de 2003. A pesar de la mejora, la economía destruyó 50.000 puestos de trabajo, mientras la estadística oficial muestra que hay más de 3 millones de personas con problemas laborales entre desocupados y subocupados.

Sin embargo, el gobierno consideró positivos los datos del mercado laboral, ya que en la comparación interanual el desempleo se redujo 6 puntos porcentuales y de esta forma en un año se crearon 1,12 millón de puestos laborales y se contrajo un tercio el nivel de la población desocupada. Además, el equipo económico estimó que antes de fin de año la tasa de desempleo será inferior a 14%.

La tasa de actividad cayó de 45,7% a 45,4% entre enero y marzo. La tasa de empleo subió en un año 2,6 puntos porcentuales de 36,3% a 38,9%. Sin embargo, entre enero y marzo la proporción de población ocupada bajó 0,2%, equivalente a 50.000 puestos de trabajo, lo que fue atribuido por el gobierno a la estacionalidad.

En conferencia de prensa, el
subsecretario de Programación Económica, Sebastián Katz, explicó que «la comparación adecuada que debe hacerse es contra el primer trimestre del año pasado, ya que aún no hay suficiente evidencia estadística para desestacionalizar los patrones y poder comparar contra los últimos tres meses del año pasado».

• Justificación

De esta manera, y argumentando que hay un freno natural al impulso de la recuperación económica, el gobierno justificó la desaceleración del ritmo de mejora del mercado laboral.

En el primer trimestre de 2003, el gobierno modificó el cálculo de índice del desempleo e incrementó su frecuencia de dos a cuatro veces por año. La desocupación se mide en 28 aglomerados de todo el país. De todas maneras debería preocuparle al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que se haya frenado la creación de puestos de trabajo, lo que de ningún modo puede atribuirse 100% a la estacionalidad.

La influencia de los Planes Jefas y Jefes de Hogar en la confección del índice se redujo apenas 0,1% respecto del último trimestre de 2003.
El desempleo, incluyendo dentro de la Población Económicamente Activa a los beneficiarios del subsidio y considerándolos desocupados, alcanzó a 19,5% entre enero y marzo. En cambio, si se los considera desempleados pero no demandantes de trabajo, el índice alcanza a 17,4% de la PEA.

Por su parte,
José Luis Maia, director nacional de Coordinación Macroeconómica, indicó que «la elasticidad producto-empleo es de 0,8%, lo que implica que por cada punto porcentual que se expande la economía, el empleo crece 0,8%, mientras que en la convertibilidad, esta tasa era de 0,5%».

En tanto,
el porcentaje de trabajadores informales se redujo un punto porcentual a 45% y de esta forma mantuvo la tendencia iniciada en octubre de 2003. El nivel de subocupación cayó a 1,6 millón de personas, que representan 15,7% de la PEA. No obstante, el porcentaje de la población que trabaja menos de 35 horas semanales se incrementó a 16,6% en los aglomerados de más de 500.000 habitantes.

El gobierno y especialmente el equipo económico que conduce Roberto Lavagna son optimistas sobre la evolución del mercado laboral, y estima que este año la elasticidad producto-empleo continuará alta por lo que
a fin de año la desocupación será inferior a 14 por ciento.

A pesar del buen dato interanual, el mercado laboral empieza a mostrar dificultades para mantener la mejora, por lo que renace la limitación que implica que la industria se encuentre trabajando al límite de su capacidad.

La caída de 6% en el nivel de desocupación durante el primer trimestre del año fue motivada por la expansión de 14,1 por ciento registrada por la industria manufacturera en el mismo período.

Sugestivos cambios en datos oficiales El gobierno hará frente hoy a un vencimiento ante el FMI por u$s 320 millones. Los fondos para este pago no saldrán de las reservas, sino de parte del superávit primario acumulado por el gobierno que se utilizó para la compra de dólares.

Dejá tu comentario