Sigue demandado el dólar

Economía

• Vendió u$s 60 millones el Banco Central

En los mercados hay suma desconfianza por lo que pueda suceder con el dólar tras las elecciones. Si hubiera un Banco Central independiente, esto no ocurriría. Pero ahorristas y grandes inversores saben que el tipo de cambio depende de lo que decida Néstor Kirchner. Y si ganara Cristina, también. Por ello es que, ante la duda, mejor refugiarse en la apuesta más conservadora. El Banco Central, para mantener la divisa en $ 3,19 en casas de cambio, debió sacrificar u$s 60 millones ayer. Quedarán atrás las épocas en las que cada uno o dos meses se anunciaban niveles récord para las reservas. En 90 días ya se perdieron 1.700 millones de dólares.

A pocos días de las elecciones son pocos los que quieren quedarse en pesos. Bancos, empresas y público se volcaron al dólar que se acerca a $ 3,20 para la venta en las casas de cambio y a $ 3,18 en el mercado mayorista. Si la divisa no subió más fue porque el Banco Central vendió u$s 60 millones e intervino como vendedor en las posiciones de fines de mes en el mercado de futuros.

Hacía mucho tiempo que la entidad que preside Martín Redrado no intervenía tan fuerte. La señal que la autoridad monetaria envió al mercado fue firme pero no alcanzó porque el mercado sigue comprador. Los técnicos del Central hacen horas extras para reparar el desorden que trajo al mercado la politización del INDEC.

La divisa abrió en el Forex-MAE a $ 3,1670 y fue escalando hasta que pasado el mediodía llegó a $ 3,1770. En ese momento, apareció el Central copando todo el «offer» (oferta) que se veía en las pantallas. Hasta ese momento todo era «bid» (demanda) y no había vendedores. El Central logró su objetivo y calmó los precios al bajarla cotización a $ 3,1720. Para hoy la divisa está muy pedida. Las órdenes que entraron después del cierre arrojan compradores por u$s 70 millones y la oferta no alcanza para todos porque es de tan solo u$s 14 millones. Hoy puede ser otra jornada donde deberá intervenir el Central.

  • Bancos

    El monto negociado ayer fue muy alto. El Forex MAE, la plaza de los bancos, operó u$s 305 millones y el MEC, donde se abastecen los cambistas, hizo u$s 237 millones. El crecimiento del volumen en el MEC es por la aparición del público en las casas de cambio. Ayer, los ahorristas no sólo compraron dólares en las casas de cambio sino que se notó una demanda de BODEN 2012, el título posdefault en dólares de referencia. Esta demanda venía de fondos de inversión de los bancos donde los ahorristas entran con una cifra mínima de entre $ 500 y $ 1.000. Son las variantes que encontraron para no hacer plazos fijos a 30 días porque la tasa no los satisface.

    Cada ahorrista circula con su propia inflación en la cabeza. La mayoría cree que un INDEC despolitizado mediría el costo de vida en 2% mensual o más. La realidad indica que ese número es tan irreal como 0,80% que informa el gobierno.

    Otra opción que buscan los ahorristas es el euro, que ayer se vendió a $ 4,61 y en lo que va del mes subió casi 4%.

    Los operadores que mueven más dinero, se fueron a opciones más complejas. La consigna es no quedarse quieto en pesos. Por eso de los $ 1.246 millones que se negociaron en bonos en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) la mitad fue en Lebac y Nobac, los títulos que emite el Banco Central y dan una tasa cercana a 1% mensual.

    Otro de los activos preferidos fue el cupón PBI en pesos que subió más de 1% en el MAE, pero con una modalidad infrecuente: los $ 10 millones que operó (una cifra elevada para el cupón) fueron en el mercado de contado, cuando lo habitual es que se negocie en el de 72 horas, donde ayer apenas se movieron $ 500 mil.

    Los bonos del canje de la deuda, ante la salida de los inversores de los pesos, subieron hasta 1,1% y los bonos posdefault en pesos, 0,30% promedio.

    En cambio, los títulos posdefault en dólares fueron muy buscados. Por este vuelco de los pequeños y medianos ahorristas, el BODEN 2013 subió 1,29% y el BODEN 2012, 0,50%.

    En el exterior, los valores de los bonos del canje en dólares quedaron sin cambios, por lo que el riesgo-país se mantuvo en 388 puntos.

    Este detalle de los ahorristas volcados a dólares y a bonosen dólares, es parte del efecto INDEC. Un lado que no imaginó el gobierno cuando comenzó a alterar los índices de costo de vida. Al principio explicaron que la caída de los bonos era por un fondo del exterior que especulaba, después los especuladores fueron varios bancos y ahora son los que quieren que al país le vaya mal. El INDEC, en la visión oficial, no tuvo ni tiene culpa en esta debacle de bonos y plazos fijos y resurrección del dólar.
  • Dejá tu comentario