Sin impuestos, suba en naftas es de 140%

Economía

Si se descuentan los impuestos, los precios de los combustibles más vendidos, el gasoil y la nafta súper, subieron ya 140% desde la devaluación, tomando como referencia los valores aplicados por Repsol YPF, la empresa con mayor participación en el mercado.

El precio sin impuestos incluye el valor de salida de refinería, los fletes y el margen para las estaciones de servicio, por lo que puede estimarse que la suba para las petroleras ronda 135%.


Este porcentaje equivale a la mitad de la devaluación, por lo que podría suponerse que falta la misma magnitud para que los precios alcancen un nivel aceptable para las petroleras. Sin embargo, en una refinadora no integrada los costos en dólares para procesar un metro cúbico de petróleo se estiman en 75%, y esta incidencia baja en el caso de las petroleras integradas.

De este modo, puede pensarse que los combustibles subirán alrededor de 60% más en los próximos meses, si el dólar se mantiene en torno a 3,60 pesos, y no hay una disparada del precio del petróleo por una eventual acción de EE.UU. en Irak.


En este sentido, la cotización del crudo cerró ayer a 28,27 dólares, retomando la tendencia a la suba por la incertidumbre que genera una posible intervención militar de George W. Bush contra Saddam Hussein.

Al desglosar los precios, se observa que hay una fuerte diferencia en el comportamiento del fisco frente al gasoil y la nafta. La carga impositiva del primer producto subió 94% desde febrero, porque la tasa hídrica que era de 0,05 pesos, pasó en abril a ser un porcentaje (18,5%) del precio neto de otros gravámenes.


• Subsidio

Esto se explica porque el gobierno acentuó la carga impositiva sobre el gasoil que consumen los particulares para subsidiar, a través de la tasa hídrica, al transporte automotor de pasajeros y a los trenes que consumen ese combustible.

Por lo menos hasta ahora, el total de impuestos para la nafta se redujo de 60% en febrero de este año a 47% del total del precio en la actualidad. La carga impositiva sobre el gasoil también se redujo, pero menos, pasando de 49% a 43,6%.


De esta forma, el total de impuestos para nafta y gasoil están ahora casi parejos, tal como siempre reclamaron las petroleras para desestimular el pasaje de automovilistas a vehículos gasoleros
, debido a que cuando se procesa el petróleo se obtiene prácticamente la misma cantidad de ambos productos, y en los últimos años quedan significativos excedentes de nafta.

Sin embargo, no se cree que haya una decisión del gobierno de Eduardo Duhalde de equiparar impuestos entre ambos combustibles sino que la situación es consecuencia de urgencias
. Subió la tasa hídrica al gasoil cuando se necesitaban más recursos para subsidiar al transporte, y subió el Impuesto a la Trasferencia de Combustibles (ITC) hasta el límite permitido por el Congreso (25%), cuando en el Ministerio de Economía advirtieron que estaba bajando la recaudación por menor consumo.

La diferencia en impuestos se nota en los aumentos que paga el público:
mientras la nafta super subió 81,1% en las estaciones de servicio desde febrero, el gasoil se incrementó casi 118%.

• En Nueva York


Un dato interesante es que en el mercado de Nueva York el precio de la gasolina se encuentra en torno a 0,74 dólares el galón o 0,20 el litro, y el del gasóleo para calefacción (equivalente al gasoil) a 0,72 dólares el galón y 0,19 el litro.

En la Argentina, el precio sin impuestos, aunque con fletes y margen del estacionero, está en 0,955 pesos para el litro de nafta, o 0,26 dólares, y el del gasoil a 0,19 dólares. Esto implica que ya no es mucha la distancia con el valor internacional de referencia, aunque al precio en Nueva York hay que sumarle fletes llegar a nuestro país y otros cargos impositivos.

Con todo, la distancia entre precios internos e internacionales parece menor que la que surge de calcular el impacto de la devaluación en los precios internos, y en realidad van a ser las cotizaciones internacionales las que marquen el techo en el mercado interno.

Por otra parte, se nota que Brasil está adecuando los precios con mayor lentitud tras la devaluación de los últimos dos meses, y también la diferencia de precios con la Argentina es mucho menor que la existente en marzo pasado, cuando las petroleras locales tomaron a los valores vigentes en el país limítrofe como objetivo a alcanzar.

Dejá tu comentario