Singh: "FMI tiene influencia todavía en América latina"

Economía

Washington (Reuters) - El Fondo Monetario aún tiene influencia en Latinoamérica, incluso luego de que los principales deudores del organismo en la región cancelaron sus créditos anticipadamente. Es lo que dijo ayer el máximo responsable del organismo para América latina, Anoop Singh.

Brasil, la Argentina y Uruguay pagaron antes de tiempo y en el último año sus compromisos con el Fondo, liberándose de los desembolsos y de las condiciones exigidas en los préstamos. Sin embargo, Anoop Singh, que preside el Departamento del Hemisferio Occidental, dijo que el fin de los programas crediticios había facilitado que el organismo tuviera un diálogo más serio con los gobiernos.

«La resistencia en la región ha sido a los condicionamientos -a ciertas fechas, ciertas medidas-, y sin un programa no se tiene que hacer más eso, por lo que hace más fácil la relación», argumentó.

  • Imagen

    Es más, el funcionario negó que el rol del Fondo como propiciador de políticas económicas impopulares haya obstaculizado su capacidad para entablar discusiones significativas con los gobiernos. «Nuestra imagen definitivamente no es la caricatura que algunas veces resulta ser. Es más compleja y multidimensional. Pienso que podemos tener un diálogo serio prácticamente con todos los países», afirmó Singh.

    Singh dijo que era relevante que el FMI estuviera llevando a cabo su propio proceso de reformas para modernizar la institución y reflejar las nuevas dinámicas de la economía global, además de dar más peso a las economías emergentes.

    Por ejemplo, México se encuentra entre los primeros cuatro países que se beneficiarán con un incremento en el poder de voto dentro del FMI aprobado en setiembre, aunque gran parte de Latinoamérica votó en contra de la iniciativa al considerar que no iba lo suficientemente lejos.

    La región celebró una docena de elecciones presidencialesdesde noviembre de 2005 en algunos de sus principales países como Brasil, México, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Venezuela. Y pese a una tendencia hacia elegir mandatarios de izquierda en Latinoamérica, Singh dijo que era más importante mirar cómo esos gobiernos promovían el crecimiento económico y la estabilidad.

    «Me gustaría creer que estamos entrando en una nueva era, donde la estabilidad macroeconómica y la baja inflación no son vistas bajo el Consenso de Washington, sino bajo un consensolatinoamericano», dijo Singh. Aunque aceptó que «si bien no tenemos todavía las tasas de crecimiento de otras regiones emergentes y las reformas que se necesitarían, pienso que la transición a un escenario de baja inflación es algo histórico».


  • Finalmente, el funcionario concluyó que el principal desafío para Latinoamérica es fortalecer la estabilidad macroeconómica en una región que regularmente sufre crisis financieras y bancarias, además de consolidar altas tasas de crecimiento y reducir la pobreza.

    Dejá tu comentario