Soja subió 1% y ya está cerca de récord histórico

Economía

Con aumentos de 1% en la Argentina y subas de 1,5% en Estados Unidos, la soja se consolida como el grano más rentable a nivel internacional, y el único que tendría garantizado un mercado sostenido en el mediano plazo. De hecho, los valores ya rozan, en dólares y en Chicago, el máximo histórico registrado en 1973. La cotización del cereal quedó el viernes en u$s 432,6 por toneladas en Chicago y en u$s 274 en la plaza argentina de granos. Aún con el diferencial de precios, impuesto por la aplicación de retenciones a la exportación en la plaza local, lo que incide fuerte en la cotización interna, el comercio de la oleaginosa cierra el año con aumentos de 35% en ambos mercados, local e internacional.

En la Argentina, mientras la siembra de la cotizada oleaginosa aún no ha terminado (de hecho aún resta cubrir 23% de la superficie destinada al cultivo), el clima es el factor más determinante de la próxima campaña 2007/08 que inquieta a la Secretaría de Agricultura que conduce Javier de Urquiza. Sólo hay una certeza: los mejores lotes de soja, y los productores que lograrían mayores rendimientos se ubican en el sur de Córdoba y Santa Fe, norte de La Pampa, noroeste de Buenos Aires, este de Santa Fe y oeste de Entre Ríos aunque persiste la baja disponibilidad hídrica en gran parte de la región pampeana comprometiendo el normal crecimiento del cultivo.

El tema climático no es menor ya que podría hacer naufragar una cosecha muy esperada a nivel internacional. La demanda de soja crece sin freno, sustentada en el interés para la elaboración de biocombustibles. Es tan impactante la demanda que la misma Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advirtió preocupación, la semana anterior, al respecto. Reconoció el organismo también que «los precios de las materias primas aumentaron bruscamente en 2006 desde 9% entonces a 4% en 2007». Las causas son atribuibles al aumento de la demanda mundial de biocombustibles, la reducida disponibilidad de los países tradicionalmente exportadores como Australia y Ucrania, y los efectos de los cambios climáticos, se advirtió. En el futuro próximo la agencia de la ONU prevé una continuidad del crecimiento de la demanda de biocombustibles que aumentará 12 veces para 2016, pasando de 15 a 110 millones de toneladas. A ello se unirá -dicen-el incremento demográfico: 78,5 millones de personas que nacen cada año y la diversificación de la dieta mundial.

Con este escenario no existen analistas que indiquen la posibilidad de bajas en los precios. La acechanza climática y la mayor demanda hacen más sustentables las subas.

Dejá tu comentario