Un oso mató las cortas ilusiones

Economía

Lo peor de las últimas cinco ruedas, no es que el Dow perdiera 0,67%, o el NASDAQ 0,76%. Estos números son apenas incidentales y podrían corresponder al resultado que determina el azar en una semana cualquiera. Lo peor fue casi como si un oso se hubiera abalanzado sobre la primera rueda claramente alcista en muchos meses y con un par de zarpazos hubiera ultimado las esperanzas de los inversores. Cuando el miércoles, apuntalado únicamente por el endeble argumento que Cisco había presentado números superiores a lo esperado, el NASDAQ trepó aquel impresionante 7,78% (la octava mayor suba porcentual en la historia del índice) sólo los que están obligados a hacer de la venta de papeles a cualquier costa su ganapán, o los necios, hablaron de un real cambio en el sentido del mercado. Para los veteranos, en cambio, lo ocurrido apenas era un reflejo exagerado de un mercado extremadamente sensible a una clásica situación de sobre venta. Las ruedas del jueves y del viernes cuando el mercado tecnológico se desbarrancó 3,01% y el Dow perdió 0,97% para quedar en 9.939,92 puntos, confirmaron quien tenía razón. El otro factor que algunos comenzaron a esgrimir como prueba de un renacimiento del mercado, la colocación de nuevas empresas, también terminó siendo desilusionante, en lo que va del año las 28 nuevas empresas que optaron por la cotización pública recaudaron u$s 10.950 millones, una cifra similar, sino inferior a las 27 empresas que en 2001 se hicieron de u$s 10.360 millones a esta misma altura del año. A pesar de la intensa campaña desde el gobierno por bajar el costo del dinero, la tasa de los treasuries aun está por encima de los valores del último día de diciembre de 2000 tanto que el sector bancario sigue confirmando que ha caído la demanda de préstamos.

Dejá tu comentario