"Ya vendemos más que antes de la crisis"

Economía

«En casi todas las líneas estamos vendiendo más que antes de la crisis.» La afirmación le pertenece a Maite de la Arena, gerente de marketing de Procter & Gamble, empresa en la que trabaja desde que tenían 22 años. A continuación, lo más saliente de la charla con la ejecutiva:

Periodista: ¿Cómo impacta la inflación existente en la empresa?

Maite de la Arena: Es un factor de mucha presión en nuestros negocios. Impacta en un montón de ámbitos, como los costos de las materias primas, los combustibles, la presión salarial. Los niveles de inflación ya son irrecuperables a través del precio; por eso se nos presenta el desafío de lograr mayor eficiencia interna, para balancear los costos.

P.: Pero entonces, ¿ tuvieron que absorber costos?

M. de la A.: Sí, prácticamente en su mayoría. En algunos casos, dentro de las pautas establecidas por el gobierno, se pudieron trasladar al precio, pero nunca con aumentos mayores a 5%.

P.: ¿Qué escenario prevé la empresa para el año que viene?

M. de la A.: Confiamos en que habrá estabilidad y que el país no volverá a pasar por una crisis como la de 2001-2002. Será decisión de la nueva gestión ajustar ciertas cuestiones.

P.: ¿Cómo vivió la empresala crisis 2001-2002?

M. de la A.: Impactó en todos los ámbitos. Tuvimos categorías en las que el mercado se contrajo 30% de un día para otro, sobre todo en los segmentos más altos. Aparecieron las marcas blancas y realmente hubo que tener una capacidad de decisión rápida. Fue una experiencia muy valiosa.

P.: ¿Fue un beneficio haber lanzado segundas marcas?

M. de la A.: Fue una decisión que nos permitió subsistir. Se hizo en casi todas las categorías. Hubo casos como la marca Pampers: al estar orientados al segmento medio y alto, perdimos el liderazgo y tuvimos que presentar un producto novedoso que atendiera a las nuevas necesidades en menos de cuatro meses.

P.: ¿Hoy siguen instaladas las segundas marcas?

M. de la A.: Las que supieron dar un valor agregado y no se quedaron en lo básico sí. Hoy en todos los renglones estamos vendiendo a niveles superiores que antes de la crisis y gran parte de las ganancias viene de los productos de segunda marca. Pero el poder adquisitivo se recuperó y algunos productos que habían dejado de consumirse volvieron a venderse.

P.: ¿Sintió a lo largo de su carrera alguna dificultad por el hecho de ser mujer?

M. de la A.: Nunca. En esta empresa hay 50% de mujeres en el directorio, y en el área de marketing los varones son minoría. Existe una tendencia en el sector empresario a apoyar el crecimiento laboral de la mujer y Procter lo hace. Por ejemplo, con políticas de horarios flexibles donde una elige dentro de un rango de horarios el que más le conviene. Además, siempre me proporcionaron las herramientas para compaginar las tareas laborales con las domésticas.

  • Dificultad

    P.: ¿Es difícil combinar la vida familiar con la laboral?

    M. de la A.: Sí; se requiere organización para poder realizar todas las tareas diarias, flexibilidad para adecuarse al momento en que se debe dedicar más tiempo a una cosa en detrimento de otra, y de compromiso para con el trabajo, usando con responsabilidad las posibilidades que la empresa brinda, cuidando de hacer siempre el trabajo con responsabilidad. En mi caso, pude lograrlo y de hecho en el mismo momento en que tuve a mis dos últimos hijos logré, al mismo tiempo, una promoción.

    P.: Actualmente, hay gran cantidad de mujeres en el área de marketing. ¿Cree que al ser una disciplina relativamente nueva es más propicia a la incorporación de mujeres?

    M. de la A.: Tiene mucho de psicología, de sociología, de percepción e intuición, que son capacidades que las mujeres tienen incorporadas y que pueden combinar en forma natural con disciplinas duras como análisis financiero y variables de negocio. La mujer tiene esta cualidad de poder ver todo de manera más integral, por eso en marketing funcionamos bien. De todas maneras, en los últimos años hubo una apertura de las organizaciones hacia la incorporación de mujeres, que cada vez tienen más interés de desarrollarse profesionalmente, porque veinte años atrás eran muy pocas las que estudiaban una carrera universitaria y en busca del desarrollo profesional.

    P.: ¿Cree que las mujeres, al tener mayor sensibilidad, están mejor preparadas para desarrollar la responsabilidad social empresaria?

    M. de la A.: No es una cuestión de géneros. Tanto hombres como mujeres tienen la capacidad de dedicarse a esta tarea. Las empresas tienen una responsabilidad social muy importante. Por suerte, a partir de la crisis la conciencia solidaria creció mucho.

    Entrevista de Marcela Pagano
  • Dejá tu comentario