Alivio: retroceso (lento) del Paraná

Edición Impresa

 El río Paraná registraba ayer una bajante constante que, aunque su cauce sigue siendo superior al nivel de alerta, permite imaginar un escenario de optimismo en la zona del Litoral y nordeste del país, donde al menos nueve mil personas permanecían evacuadas.

Sin embargo, el cauce del río Uruguay obligaba a cientos de familias de la provincia de Entre Ríos a abandonar sus viviendas, debido al desborde, especialmente en la ciudad de Concordia.

En el Chaco, uno de los distritos más afectados por esta histórica crecida, el río Paraná alcanzó ayer los 6,38 metros de altura en la localidad de Puerto Barranqueras, 13 centímetros menos que la marca del lunes.

El pico de la crecida ocurrió el 18 de junio, cuando el río Paraná alcanzó los siete metros en Puerto Barranqueras y desde el viernes último empezó a descender.

La Administración Provincial del Agua (APA) indicó que el cauce "seguirá bajando toda la semana en curso, más lentamente al principio por la crecida del Paraguay y luego más rápidamente".

Sobre el río Paraguay, el organismo señaló que continuará generando inundaciones "en Puerto Bermejo, General Vedia y Las Palmas, en el Chaco".

También se indicó que el camino de acceso a Isla del Cerrito "continuará cortado mientras el río Paraná se mantenga por encima de los 5,70 metros de Barranqueras".

La APA aconsejó tomar "recaudos ante los desbordes de los ríos Paraná y Paraguay, en especial en el área de influencia de Puerto Bermejo, General Vedia, La Leonesa, Las Palmas, Isla del Cerrito, Colonia Benítez, Antequeras, Barranqueras, Puerto Vilelas, Bajos

de Tacuarí, Paraje Soto y Basail".

En todas las provincias (Corrientes, Chaco, Entre Ríos, Formosa y Misiones), la asistencia es coordinada diariamente con intendentes, y autoridades nacionales y provinciales.

Dejá tu comentario