Ante un nuevo paradigma en venta y difusión de obras

Edición Impresa

Dos subastas en Buenos Aires, con precios sin grandes contrastes en el momento en que promedia la temporada, y las subastas de Arte Latinoamericano en Nueva York coincidieron en una semana de actividad diversa.

El miércoles 21 en Verbo, la marca más alta de la noche fue «Figura de mujer» de Leopoldo Presas, óleo sobre tela de 75 x 50 cm., que cotizó a u$s 8.120, seguido por «Tensión 8», acrílico de 100 x 100 cm. en u$s 7.200. S/T, acrílico de Carlos Silva, de 55 x 45 cm., en u$s 5.100 y «Figura de mujer», de Carlos Alonso, en u$s 4.564.

El jueves 22, en Banco Ciudad, la obra «La santiagueña», pastel sobre tela de 72 x 53 cm., puso la marca más alta del remate al alcanzar los u$s 13.450 seguido por «Los toros» de Naum Knopp, altorrel de 120 x 80 x 10 cm., que llegó a u$s 6.200. «Modelo en descanso», mixta sobre papel de Raúl Soldi de 34 x 49 cm., se vendió en u$s 4.900, y «Otros niveles», óleo sobre tela de Perez Celis de 91 x 122 cm. trepó a los u$s 7.340.

Párrafo aparte merecen las subastas de Arte Latinoamericano en Nueva York, donde los artistas latinoamericanos realizaron ventas por u$s 41,1 millones de dólares (23,2 M en Sothebys Y 17,9 en «Christies»), siendo la cotización mas alta, en la primera, «Nada», óleo sobre tela del chileno Roberto Matta de 73 × 92 cm., que trepó a u$s 1,8 millones, secundado por una obra mexicana anónima, el «Retrato de Moctezuma», de 185 × 100 cm. que salió en u$s 1,6 millones, al igual que una técnica mixta sobre madera de 161 × 309 cm. del mexicano Dr. Atl (Gerardo Murillo) que llegó a u$s 1,6 millones. El «Angelis», de Claudio Bravo, óleo sobra tela de 170 × 120 cm., alcanzó u$s 1,5 millón, al tiempo que «La scie à metaux» de Jesús Soto, una mixta sobre hardboard de 100 × 100 cm., que encontró su marca en u$s 1,1 millón.

En Christies, el mejor precio fue obtenido por la escultura de Fernando Botero «Caballo», bronce de 269 × 260 cm., que bajó el martillo en u$s 938.000 dólares; le siguió en precio la escultura «Juchiteca sentada» , mármol de Francisco Zuñiga de 104 x96 x70cm., vendido en u$s 545.500, y el «Retrato de Linda Christian», óleo de Diego Rivera que salió en u$s 580.000.

En cuanto a los artistas argentinos, en Christies la obra de Luis Tomasello «Atmosphere Chromoplastique», pintura y relieve sobre madera de 100 x 100 cm., llegó a los u$s 92.500; «Día de sol en La Boca», óleo de 80 x 90 cm. de Benito Quinquela Martín, encontró comprador en u$s 62.500; Antonio Seguí, con «Un atardecer distinto», acrílico sobre tela de 150 x160 cm., en u$s 62.500 y S/T de Antonio Berni, óleo sobre tela de 60 x 90 cm. en u$s 37.500.

En Sothebys, las marcas de las obras de artistas argentinos fueron lideradas por Julio Le Parc con «Volumen vertical», madera de 188 x 50 x 25 cm. que llegó a u$s 117.000, y «Volumen virtual», acrílico sobre tela de 60 x 20 cm. subastado en u$s 52.000. En Phillips de Pury, S/T de Eduardo Hoffman, acrílico de 180 x 120 cm., en u$s 75.000, y otra de las «Atmosphere Chromoplastique» de Luis Tomasello llegó a u$s 63.000.

Las subastas de otoño en Nueva York, tanto como el aluvión de Ferias de Arte con un nuevo concepto en su realización aquí y en el exterior, dejan como reflexión varios datos: en primer término, el mercado de arte, como casi todo el resto de las cosas en esta época, está polarizado en los extremos, fenómeno que seguramente antecede al nacimiento de un nuevo paradigma en la difusión y venta de las obras de arte.

En un extremo, las subastas con sus meteóricas cotizaciones de obras de artistas como Pollock, Rothko o Kline en primera línea y, en una escala de precios menor aunque igualmente multimillonaria, otros abstractos como Gotlieb, Francis o De Koonig, con los iconográficos Warhol, Lichenstein y Bacon por un lado, y la invasión de técnicas, soportes y nuevos conceptos de Ferias directas de artista a comprador, además de canales de venta virtuales por el otro.

Dejá tu comentario