Argentina y OMC: qué viene (y cómo, cuándo y cuánto)

Edición Impresa

¿Qué dice el fallo de la OMC? Concluye que la política K de importaciones asociadas con la filosofía de "vivir con lo nuestro" tiene que ser desmantelada y que debe volver a respetar los compromisos asumidos en el pasado. El Gobierno ha dicho que apelará, pero dada la naturaleza contundente del fallo y las pruebas que lo sustentan, el intento no tendrá el éxito que desearía el Gobierno. Entonces, si la Argentina no cumple, se impondrán medidas serias en contra de nuestras exportaciones y la recesión se acentuará. ¿Cómo serán estas medidas? Una vez concluida la apelación y que la OMC autorice a los países perjudicados a imponer sanciones, éstos podrán elegir la naturaleza de las medidas. Por ejemplo, en la tradición de algunos de los países demandantes, se imponen aranceles del 100% pero, bajo cualquiera de las posibles medidas, las exportaciones hacia estos destinos cesarán mientras el país no vuelva a respetar sus compromisos. Eventualmente el bloqueo comercial podría expandirse a otros países perjudicados.

¿Cómo se determina la lista de bienes sobre los que recaerán las medidas? Ésta es una decisión de cada país perjudicado que se caracteriza por un proceso de toma y daca donde muchas industrias se anotan en la correspondiente oficina de sus gobiernos (en EE.UU. es la Oficina del Representante Comercial o USTR) para ser incluidas en la lista de productos a ser prohibidos de importar. Como la oferta es superior a la demanda, eventualmente los gobiernos deciden cuáles serán los productos que la Argentina no podrá exportar. Dado el elevado valor sobre el que se impondrán medidas, la lista de productos e industrias perjudicadas será larga.

¿A cuánto ascenderá el valor de las medidas contra nuestras exportaciones? No hay una fórmula de la cual surge un número preciso. Esta decisión es delicada y la OMC la toma en gran parte basándose en los datos del informe del Panel que se acaba de publicar. En su momento, en el marco de la Comisión de Licencias Arancelarias de la OMC, la Unión Europea precisó que este instrumento había afectado al 20% de sus exportaciones hacia nuestro país. Un trabajo del Banco Mundial también presenta una estimación que está en este orden de magnitud. Seguramente el reemplazo de las licencias por las DJAI a principios de 2012 aumentó el daño ocasionado a las exportaciones de estos países. Entonces por el lado del comercio de bienes, se puede suponer como una primera aproximación que el monto total de las medidas contra la Argentina podría ser equivalente al 20% de las exportaciones de los principales países perjudicados: Estados Unidos, Japón y la Unión Europea. Ésta es una estimación conservadora por al menos dos razones. Primero, a partir del fallo anunciado, el riesgo de comprarle a la Argentina aumentó al abrirse la posibilidad de que en un futuro cercano las medidas pondrán fin al flujo normal de mercancías desde nuestro país hacia estos destinos. Segundo, la estimación presentada no incluye el daño asociado con las barreras sobre las importaciones de servicios, principalmente la prohibición del Gobierno para que las empresas remitan sus utilidades.

Finalmente, ¿cuando podrían implementarse las medidas? No hay una fecha cierta ya que hay que esperar el resultado de la apelación y luego la autorización de la OMC para imponer medidas. Como primera aproximación puede pensarse que las medidas podrían implementarse durante el primer semestre del año que viene.

En resumen, al elegir sus políticas comerciales los gobiernos de la última década eligieron violar los compromisos del país y, por ende, también eligieron la consecuencia de la sentencia que acaba de publicarse. Si la Argentina no ajusta sus políticas durante el actual Gobierno, entonces no veo cómo el próximo podrá eludir esta decisión. Ante esta situación la oposición política no puede seguir callada sobre las obligaciones asumidas por el país ni sobre los costos y beneficios de reintegrar nuestra economía al sistema multilateral de comercio. Para esto, la gente tiene que saber de dónde vienen los problemas que están viviendo. No es sólo de la inflación: sus problemas también son causados en gran parte por la política autárquica seguida y la oposición política es la única fuente creíble para abrir el debate y aclararle esto a la sociedad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario