Auditoría le aprueba a Macri gastos y advierte por la deuda

Edición Impresa

La AGN ya grió el dictamen a la comisión mixta del Congreso. Aval a la cuenta de inversión de 2016 y defensa del “gradualismo”.

La Auditoría General de la Nación (AGN) aprobó, aunque "con salvedades", la ejecución presupuestaria y los estados contables del primer año de gestión de Mauricio Macri, la cuenta de inversión 2016. En el informe se advirtió sobre el crecimiento de la deuda pública y del déficit financiero y también del desvío en el cumplimiento de las metas fiscales, sobre todo en materia de obras públicas.

El informe no se aprobó por unanimidad: los auditores Oscar Lamberto (PJ), presidente del organismo; Gabriel Mihura Estada (Frente Renovador); Jesús Rodríguez, y Alejandro Nieva (ambos de Cambiemos) dieron el visto bueno. Sin embargo, la peronista Graciela de la Rosa se abstuvo, mientras que el kirchnerista Juan Ignacio Forlón la aprobó de manera parcial.

A su vez, Javier Fernández no firmó por padecer un pico de estrés tras declarar ante el juez Claudio Bonadio en la causa por presuntas coimas en obras públicas. El dictamen, que se giró a la Comisión Mixta Revisora de Cuentas del Congreso, da cuenta de la ejecución presupuestaria en las distintas áreas de la administración pública.

La mayoría se aprobó "con salvedades" pero en otros casos, una minoría, la evaluación fue "adversa", mientras que en otras áreas los auditores se abstuvieron por considerar que la información suministrada fue incompleta o inconsistente.

En lo referido a la deuda pública, advirtió que aumentó un 44% respecto de 2015, unos $30.000 millones de dólares. Además, señaló que los intereses devengados por los títulos públicos de deuda directa aumentaron un 140% entre 2015 y 2016.

En materia de ejecución del gasto, la AGN advirtió que en su primer año de gobierno Macri amplió el Presupuesto 2016 en 346,6 mil millones pesos vía Decretos de Necesidad y Urgencia, es decir, sin aprobación parlamentaria.

Por vía de decisiones administrativas, el gasto se incrementó otros 300.000 millones de pesos.

El auditor Rodríguez (Cambiemos) justificó estas ampliaciones del gasto en que la ley de Presupuesto 2016 se elaboró y se aprobó durante el Gobierno de Cristina Kirchner, antes de que asumiera Macri. "Había notables desequilibrios macroeconómicos en ese momento, con atraso de tarifas y tipo de cambio; con una inflación promedio de casi el 30%, y con un dólar paralelo superior en un 50% al habitual. La nueva administración pretendió normalizar el funcionamiento de la economía de manera gradual", explicó Rodríguez. A su vez, el kirchnerista Forlón señaló: "El Estado dejó de recaudar $69.000 millones en 2016 correspondientes a las retenciones a las exportaciones del agro y la minería". "Esa medida se tomó durante el primer mes y con esos ingresos que se dejaron de percibir se podrían haber solventado 50.000 millones de pesos en tarifas", analizó.

De la Rosa, en la misma línea de Forlón, criticó el uso de los DNU durante el primer año de gestión de Macri. "Ampliaron la ejecución presupuestaria en un 41,12%, casi el doble que en 2015", cuestionó.

Por su parte, Mihura Estrada evaluó: "2016 fue un año horrible para todos los argentinos, pero hay algo indudable: desde 2012 el país está estancado y la inflación vino aumentando sin techo". "En ese contexto, es muy difícil combatir la pobreza, que fue el objetivo planteado", sostuvo.

Por su parte, Nieva reiteró que "el presupuesto fue aprobado por un Gobierno que se iba y el que llegó lo hizo en medio de dificultades". "El aumento del endeudamiento tiene que ver con una idea política respecto de una economía que lamentablemente luego de 12 años había caído en un nivel muy difícil de solucionar, con crisis energéticas y en las provincias", indicó.

A su vez, Lamberto enfatizó: "La auditoría tiene como finalidad analizar los datos y los números, pero no le corresponde realizar una valoración política de la gestión.

Eso le corresponde al Congreso".

Dejá tu comentario