Autos: después de 6 meses de alza, cayó 3,7% la producción

Edición Impresa

La inestabilidad de Brasil volvió a golpear a las fábricas argentinas. Las exportaciones retrocedieron 11,2%. Las ventas mayoristas crecieron 26%.

La producción de vehículos retrocedió en noviembre 3,7% respecto a igual mes de 2016 después de seis meses consecutivos de alza, mientras que las exportaciones cayeron 11,2% en el mismo período, informó ayer la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

Las ventas a concesionarias, por otra parte, mostraron en noviembre un incremento del 26% frente a igual mes del año pasado.

"En noviembre la producción nacional de vehículos fue de 45.228 unidades, un 3,1 por ciento más respecto de octubre y un 3,7 por ciento menos en su comparación con el desempeño del mismo mes del año pasado", precisó Adefa.

En tanto, las exportaciones ascendieron a 19.122 vehículos, equivalentes a una merma de 9,7% respecto a octubre, y 11,2% por debajo de volumen registrado en noviembre de 2016. También las ventas al exterior cortaron seis meses de crecimiento.

Las ventas mayoristas, en tanto, sumaron en noviembre 78.631 unidades, con una suba de 5,7% frente al mes anterior y 26% arriba en la comparación con noviembre del año pasado, con una fuerte presencia de vehículos importados.

Sobre la base de estos números, entre enero y noviembre la producción nacional suma 438.878 unidades, con una suba de 1,4% respecto a los 432.689 vehículos que se fabricaron en el mismo período del año anterior.

Por el lado de las exportaciones, en los once primeros meses del año se colocaron en el exterior 191.385 vehículos, lo que representó un crecimiento de 11,8% frente a las 171.206 unidades que se enviaron a diversos mercados en el mismo período de 2016.

Por último, en las ventas mayoristas a concesionarios se comercializaron un total de 793.495 vehículos entre enero y noviembre, con una suba interanual de 22,2%.

Estos datos de la industria contrastan con la realidad que se vive en las concesionarias donde las ventas no paran de crecer. La explicación a este fenómeno se encuentra en que en el mercado interno crece la participación de los autos importados especialmente de Brasil. Como recién está mostrando los primeros signos de recuperación y tiene un alto nivel de capacidad ociosa en las fábricas, llegan de ese origen autos con precios muy competitivos que se traslada en bonificaciones para los consumidores argentinos. Esa situación inestable que vive la economía brasileña también explica la caída de la producción local. Las fábricas argentinas están montadas para abastecer, principalmente, el mercado vecino. Si bien había mostrado signos de recuperación, noviembre tuvo un freno. Es cierto también que se compara con un mes muy bueno del año pasado más alguna fábrica que bajó su producción por cambio de modelo. Pero el "efecto Brasil" es lo más importante.

Si se analizan las cifras de ADEFA se confirma que mientras mercados como el centroamericano, el peruano o el chileno crecieron, el brasileño retrocedió. También bajaron los envíos a México.

Dejá tu comentario