Bancos como locomotoras

Edición Impresa

Curiosidades del destino, que muestra sus muecas a diario en época de turbulencias económicas y financieras, unió ayer una versión del exterior (que la calificadora Moodys podría rebajar su nivel a más de 100 bancos del mundo) con otra de orden local. Donde los papeles del sector bancario -algunos de ellos líderes del ponderado- actuaron como la fuerza de arrastre, para lo que se plasmó en un buen repunte del Merval. Todo el desarrollo estuvo envuelto en rumores, más que en evidencias concretas, uno de ellos referido a que la banca privada «estaría» dispuesta a subirse al carro de la ayuda a Grecia -con la quita de deuda- y si bien esto no se reflejó con ninguna euforia en su propia región (en general, bajando indicadores de Europa), al menos aunó en recuperaciones a índices americanos.

El Dow Jones orillando en el día el uno por ciento, con altibajos el Bovespa, pero bien afirmado en lo que fue el desarrollo de Buenos Aires. Y que después de reconocer un mínimo de «2.710» puntos, fue hacia la cumbre de los «2.767» y culminando su labor en tal sitial. Resultó de más del 1,5% la utilidad Merval, destacando en el panel mayor el avance del 2,35% en G. Galicia (y con $ 4 millones largos de papeles), acompañó el Macro rozando un 3% de mejoría. Más abajo Tenaris se unió para sumar y aportar su más del 2% del Hipotecario -con un 1,2% y Siderar con el 1,6%, resultaron variantes contrarias. Total de «35» plazas en alzas, por «17» descensos, redondearon un desempeño de solidez y al que el total negociado, de buenos $ 48 millones efectivos, terminó por construir en la imagen que dejó la cuarta fecha semanal. Si bien todo sigue en el aire, en permanente estado gaseoso, lo visto en la víspera se anotó como conjunto armonioso. La Bolsa, vistosa.

Dejá tu comentario