Buenos Aires, una ciudad con pymes en caída libre

Edición Impresa

El comercio minorista de Capital Federal mantiene 18 meses consecutivos de caída de las ventas, los supermercados venden apenas 0,3% más en alimentos y un 15,7% menos en otros artículos respecto del mismo trimestre de 2016, según la Dirección de Estadísticas de CABA.

Para la industria porteña pyme el panorama es similar, la producción cae desde hace 20 meses seguidos. Cayó 5% en 2016 y acumula una baja anual de 3,4% en los 4 meses primeros de 2017.

Esta situación no hubiese sido posible sin una política deliberada de apertura de las importaciones y de un brutal aumento en los costos de los servicios públicos (luz, agua y gas) entre otras. Para poner un ejemplo: la baja de las retenciones a la importación de productos electrónicos, tablets, PC y notebooks afectó al empleo industrial de la ciudad con despidos en grandes empresas y pymes por igual. 2 de cada 10 pymes tienen rentabilidad negativa, en el caso del calzado 4 de cada 10 pierde dinero cada mes. Es imperioso que se declare la emergencia pyme en la ciudad para que se sostenga el empleo, se dinamice rápidamente el mercado interno y el consumo local. En concreto deberían reducirse un 50% las tarifas de los servicios a quien sostenga el mismo nivel de empleo que en el 2016, tanto para la industria como para el comercio local. En el caso de la zona sur de la ciudad, habría que reducir los Ingresos Brutos a las empresas de menos de 25 trabajadores con el mismo criterio para fomentar empleos de calidad y bien remunerados. Hoy la desocupación del 14,3% en la zona sur más que duplica a la de zona norte, es inadmisible.

Una política a mediano plazo para la zona sur de la ciudad debería ser la creación de miniparques industriales que incentive a las pymes porteñas a reubicarse con el fin de ordenar la matriz productiva de la ciudad y equilibrar el nivel, calidad de empleo y remuneración con respecto a las comunas del centro y norte. Para los emprendedores un centro de asistencia gratuita en cada comuna sería necesario si queremos formalizar los nuevos empleos.

(*) Presidente de la Asociación de Empresarios

Nacionales para el Desarrollo Argentino

Dejá tu comentario