Buscan retrasar las jubilaciones

Edición Impresa

París - El presidente francés, Nicolas Sarkozy, que en febrero lanzó la reforma del sistema de pensiones, pretende retrasar la edad de jubilación legal progresivamente de los 60 años en la actualidad a 63 años en el horizonte de 2030. Sarkozy quiere que la jubilación voluntaria se atrase un año, hasta los 61, en 2015; otro más en 2020 hasta los 62 y, por último, un tercero hasta los 63 años en 2030, informó ayer Le Monde.

Se trata de una estrategia para intentar equilibrar el régimen de pensiones -que en Francia ya es deficitario-, y que si no fuera posible imponer esa modificación habría que endurecer las condiciones para la jubilación a los 60 años.

Este endurecimiento de las condiciones aumentaría el período de cotización necesario para cobrar una pensión completa (que ahora es de 41 años), con penalizaciones para los que dejen de trabajar de forma prematura. Una fuente próxima al jefe del Estado consideró además muy improbable la equiparación de las reglas del cálculo de pensión de los funcionarios con las de los asalariados del sector privado.

Agencia EFE

Dejá tu comentario