Canasta básica aumentó el 5,8%

Edición Impresa

Para no ser considerada pobre, una familia tipo constituida por cuatro personas debió tener ingresos en marzo por $ 1.835,5. Y, para no caer bajo la línea de indigencia, tuvo que percibir al menos $ 973,4, según reveló ayer un estudio de FIEL.

De esta manera, de acuerdo con el cálculo de esta consultora la Canasta Básica Alimentaria (CBA) subió un 5,8% en marzo respecto de febrero, y la Canasta Básica Total (CBT), que a los alimentos suma otros bienes y servicios de primera necesidad, aumentó un 2,6%.

Con estas alzas la CBA acumuló en los últimos 12 meses subas del 35,5% y la CBT aumentos por un 22,2%. El INDEC difundirá el miércoles de la próxima semana el relevamiento de este indicador correspondiente a marzo. Sin embargo, hasta febrero el incremento en la CBA fue de la mitad de la de FIEL, cuando llegó al 16,7%, y la CBA alcanzó un 14,2%.

Esta brecha entre la medición oficial hecha por el organismo dirigido por Ana María Edwin y por FIEL explica por qué para el INDEC la pobreza y la indigencia disminuyeron en el segundo semestre de 2009. Al subestimar el incremento de las canastas es menor la proporción de la población que cae bajo las líneas de pobreza e indigencia. Así, según los números oficiales sólo un 13,2% es pobre, cuando las estimaciones privadas sitúan este guarismo por arriba del 20%.

Para FIEL, un adulto sólo necesitó en marzo $ 315 para adquirir la Canasta Básica Alimentaria y $ 594 para llegar a completar los bienes y servicios de la Canasta Básica Total. En los primeros tres meses del año la cesta que mide la línea de la indigencia aumentó un 15,3% mientras que la canasta total lo hizo en un 8,2%. La Canasta Básica Alimentaria (CBA) y la Canasta Básica Total (CBT) valuadas por informe de FIEL corresponden a las determinadas por INDEC.

Dejá tu comentario