Casi medio millón de cubanos trabaja ya en el sector privado

Edición Impresa

La Habana - Los privados en Cuba son actualmente 436.342, con un aumento del 9% en los últimos ocho meses, dato considerado oficialmente como "significativo" pese a quienes cerraron sus negocios en ese período.

El Ministerio del Trabajo y Seguridad Social publicó esas cifras sobre el empleo no estatal impulsado por el Gobierno de Raúl Castro como parte de los cambios que aplica desde 2008 con el propósito declarado de hacer "más eficiente" la economía y lograr "un sistema socialista próspero y sustentable". Según un comentario del diario estatal nacional Juventud Rebelde, "este crecimiento con respecto al corte anterior, realizado al cierre de noviembre de 2012, es significativo, teniendo en cuenta que ese aumento se da por encima de los casos que han causado bajas en dicho sector".

No obstante, no se divulgó el número de "cuentapropistas", de acuerdo con la nomenclatura popular cubana, que cerraron sus negocios desalentados por sus ingresos. Los últimos datos disponibles, de agosto de 2012, señalaban que los privados conforman el 20% de la población activa cubana.

El reporte ministerial dijo que al cierre de julio "el grueso" de los trabajadores privados está en La Habana, la capital del país y en las provincias de Matanzas, en el occidente; Villa Clara, central; y Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba, en el este.

El nuevo análisis expuso que ocurrió "una expansión" de "cuentapropistas" dedicados a la elaboración y venta de alimentos, con el 13% del total; al transporte de carga y pasajeros, con un 10% y al arrendamiento de viviendas, con un 6%. El Gobierno autoriza el trabajo no estatal en más de 180 oficios, todos vinculados con servicios directos a la población.

Según el informe del Gobierno, del total de cubanos que ejercen el trabajo por cuenta propia, el 68% no tiene otro vínculo laboral, el 18% son trabajadores estatales y el 14% son jubilados. Agregó que 278.500 "se encuentran adscriptos al régimen especial de seguridad social". (La población del país es de unos 11 millones.)

Según la definición oficial de los cambios cubanos, aprobados por el más reciente Congreso del Partido Comunista en abril de 2011, éstos no eliminarán la preponderancia de la propiedad social en el país y por tanto no vulnerarán el sistema socialista. El sector no estatal ya está estructurado además por más de 170.000 nuevos granjeros que recibieron, en usufructo, tierras estatales ociosas y está en un proceso de formación de cooperativas privadas surgidas de entidades estatales cuyos empleados se convierten así en copropietarios.

"Están disponibles más productos, pero son más caros que los que vende el Estado", dijo Adela Hernández, de un establecimiento de venta de alimentos agrícolas sin procesar que según ella "ahora funciona como una cooperativa" en un barrio de La Habana.

El Gobierno aspira a conseguir que las grandes empresas estatales, consideradas como "el eslabón fundamental de la economía cubana", dejen detrás "deficiencias" que limitan sus producciones y en algunos casos las llevan a ser sustentadas por el dinero estatal. Para lograrlo, se aplica una "modernización del sistema empresarial" con mayor autonomía para esas entidades. Una medida estimada como crucial es la autorización a éstas a retener un 50% de las utilidades, que antes entregaban al Estado, una vez pagados los impuestos.

Agencia ANSA

Dejá tu comentario