Causa YPF: Burford, creativo, arma su mercado secundario

Edición Impresa

Se desprendió del 3,75% propio de la causa contra el país por u$s30 M.

Burford Capital se rearma en estos tiempos para enfrentar lo que sería el tramo final del juicio contra la Argentina por la renacionalización de YPF. El fondo inauguró el mercado secundario de compra y venta de acciones involucradas en la causa que están en su propiedad o bajo su bajo su administración y, con el dinero obtenido, financiar la compra de otros tenedores de acciones que estén litigando contra el país. En este sentido, se conoció ayer que Burford vendió el 3,75% de sus acciones en contra de Argentina a inversionistas anónimos en unos u$s30 millones. Ese dinero cubre largamente los u$s21 millones utilizados para comprar el miércoles el 70% de la causa que otro fondo, el Eton, contra Argentina por otra causa también relacionada con la manera en que en 2012 se reestatizó YPF. La estrategia de Burford es acumular la mayor cantidad posible de causas por el tema YPF en los tribunales de Nueva York, y esperar el fallo final que, abiertamente, el fondo descarta que será favorable.

Aunque el dato es secreto, se estima en los tribunales de Nueva York que en estos tiempos el principal litigante acumula el 75% de la causa por unos u$s3.000 millones contra la Argentina. Si se tiene en cuenta que originalmente el pago a los tribunales de Madrid (donde el juicio se inició) fue de menos de 200 millones de dólares, el negocio final será megamillonario. Y mientras Burford espera la sentencia, se dedica a administrar la compra y venta de partes accionarias del juicio, que desde el martes pasado triplicaron su valor a partir del fallo de la Cámara de Apelaciones de Nueva York que ratificó que el caso debe resolverse en los Estados Unidos. Ante el panorama de la revalorización y la intención de venta de Eaton, Burford colocó ese mínimo porcentaje accionario que, proporcionalmente, había sido pagado en 2015 (cuando adquirió los derechos litigantes en Madrid), en menos de 2 millones de dólares. Se especula que al momento de la decisión final de la Justicia norteamericana, si el fallo es positivo a sus intereses, esos 21 millones pagados a Eaton Park podrían alcanzar los u$s100 millones.

La causa de fondo se basa en el reclamo de Burford (propietario de las acciones que en su momento detentaba Petersen Energía de España, socia del 25% de las acciones de YPF privatizada), por la manera en que el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner nacionalizó la petrolera sin realizar una Oferta Pública de Adquisición (OPA), tal como figuraba en el estatuto de privatización definido en 1993 durante la privatización impulsada en la presidencia de Carlos Menem. Allí el país se comprometía en la Bolsa de Comercio de Nueva York, donde se lanzó la oferta de las ADR de la petrolera, a que cualquier operación de adquisición posterior de una porción de la petrolera argentina obligaba a hacer una oferta por el total de las acciones del mercado. Durante la reestatización, el Gobierno de Cristina de Kirchner no le dio importancia a este punto. El Congreso aprobó la compra de sólo el 51% de las acciones, luego que en el recinto, el entonces ministro de Economía Axel Kicillof descartara cualquier problema posterior afirmando que "créanme que si uno quería comprar acciones para entrar a la compañía y pasaba el 15%, pisaba la trampa del oso y tenía que comprar el 100% a un valor equivalente a u$s19.000 millones. ¡Porque los tarados son los que piensan que el Estado tiene que ser estúpido y comprar todo según la ley de la propia YPF, respetando su estatuto!". Esta frase es ahora una de las argumentaciones centrales de Burford en la causa que tiene que definir la Cámara de Apelaciones de Nueva York.

Dejá tu comentario