Cayó la “madre” de las mujeres kamikazes de Irak

Edición Impresa

Bagdad - Madre adoptiva de mujeres suicidas. De esta forma puede ser definida Samira Ahmed Yasem, de 51 años, que fue detenida el 21 de enero en Irak y que confesó haber reclutado y entrenado a 28 mujeres que realizaron ataques kamikaze en Bagdad y en otras zonas de la provincia de Diyala.
Más allá de esto, «nuestras informaciones indican que reclutó a 80 atacantes suicidas femeninas», dijo el general iraquí Qassen Ata en conferencia de prensa.
Yasem, vestida con un sayo y un pañuelo negro, confiesa su accionar en un video, explicando que captaba mujeres y las entregaba a los terroristas para su preparación ideológica y posteriormente las conducía a los lugares elegidos para los atentados.
Apodada «Um al Mumenin» (madre de los creyentes) y miembro de Ansar al Suna (seguidores de la tradición del profeta Mahoma), Yasem es oriunda de la ciudad de Al-Muqdadiya.
La mujer habla también sobre tres de las kamikazes que cometieron atentados: Um Hoda, que se hizo explotar en un puesto de policía de Al Muqdadiya; Saadiya Jalaf, una anciana soltera que saltó por los aires en una estación de micros de la misma ciudad; y Amal, una profesora «perturbada psicológicamente por problemas familiares» que cometió un atentado suicida contra un «comité de apoyo» de la provincia.
A 100 kilómetros al noreste de Bagdad, Al Muqdadiya es una localidad de 250.000 habitantes chiitas y sunitas, escenario de violencia confesional hasta enero de 2008.
En esa fecha, los jefes tribales crearon «comités de apoyo» para acabar con los elementos extremistas de la provincia, considerada como una de las más peligrosas de Irak. Según el Gobierno iraquí, Yasem dijo, al ser arrestada, que recibía órdenes de dos personas, identificadas como Harez al Saliui y Zaer al Saliui, quienes fueron capturados anteriormente.
A Ansar al Suna, vinculado a Al Qaeda y creado en setiembre de 2003, se le atribuye la responsabilidad de decenas de atentados y de operaciones suicidas contra el Ejército de EE.UU. y el iraquí.
Ata no reveló, por razones de seguridad, el lugar en el que la mujer fue apresada, pero sí explicó que su captura se produjo con la ayuda de los servicios secretos. Durante el año pasado, la provincia de Diyala y su capital Baquba fueron escenario de más de veinte atentados suicidas cometidos por mujeres, quienes usaron cinturones con explosivos para perpetrarlos.
Por otra parte, una fuente del Ministerio del Interior iraquí informó que al menos doce personas resultaron heridas por el estallido de artefactos en las provincias de Nínive y Diyala.
En un mercado en el centro de Baquba, capital de Diyala, al menos ocho civiles sufrieron heridas, dos de ellos de extrema gravedad, por la explosión consecutiva de varios artefactos, que causó además destrozos en tiendas y edificios cercanos. En la provincia de Nínive, en norte del país, al menos cuatro personas resultaron heridas, entre ellas un policía, al estallar una bomba al paso de una patrulla militar estadounidense, en la zona de Al Nabi Yunes, en el este de Mosul, capital de la provincia.
Por último, la misma fuente confirmó que se produjo otro ataque similar contra las fuerzas estadounidense en la zona de Al Chaab, en el noreste de Bagdad.
Agencias EFE, ANSA, DPA, AFP y Reuters

Dejá tu comentario