Cerró semana sin “pilas”

Edición Impresa

En el mundo, los mercados de riesgo volvieron a moverse sin novedades favorables, ante lo cual el Dow Jones -una caricatura de sí mismo y de su historial- le puso lustre «a muñeca» a su desarrollo, como para dejarlo con perjuicios mínimos. (Bofetada para todo el sistema, que el principal indicador global se maneje en una superficie que nada tiene que ver con los motivos, que deberán darle sustento.)

En Europa tampoco la pasaron bien, acusando negativos en todos los recintos principales. Fin de la semana en un terreno árido, donde tampoco pudo escapar el Merval a pesar de sus devaneos alcistas anteriores. No surgieron «manos amigas» a dotarlo de demanda impulsiva, por lo cual el desarrollo se ajustó a las señales del exterior.

El gráfico del trayecto volvió a ser demostrativo, donde emerge nítida la zona horaria de 15 a 16 como la que se intentó parar para ir hacia arriba -máximo que llegó a los 3.320 puntos- sucedida de la hora del remate final, donde todo se desplomó ante los acosos de la oferta. Mínimo debajo de la frontera de los 3.300 puntos, con un cierre que no pudo mejorarse y para culminar en solamente los 3.295 de marca, debajo de la centena a la que intentaba aferrarse.

Diferencias de 46 aumentos por 36 paneles bajando dieron la impresión de una fecha positiva, que no pudo coronarse como tal. Se reunieron casi 140 millones de pesos para el segmento «acciones», aunque $ 87 millones pertenecieron a «ejercicios de opciones», en tanto lo puramente circulante en el mercado del día no superó los $ 45 millones de efectivo. Cauciones resultó nuevamente figura -con $ 404 millones, el 35 por ciento del total general de la Bolsa- y, de tal forma, se culminó una semana corta, sólo tres días, dentro de una opacidad de impulsos de la demanda. Lo que viene no posee pronóstico confiable. La Bolsa, inestable.

Dejá tu comentario