Clásico: amenazan con huelga de micros para Semana Santa

Edición Impresa

Los colectiveros y choferes de larga distancia lanzaron un paro nacional todavía sin fecha, ante la falta de avances en la negociación salarial del sector. El jefe de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández, le dijo a este diario que el gremio resolvió disponer una huelga que puede concretarse entre esta semana y la próxima. El acuerdo salarial del año pasado perdió vigencia el 31 de diciembre último y desde entonces no hubo resultados concretos en la paritaria.

La medida de fuerza fue resuelta el miércoles tras una reunión infructuosa que mantuvo la UTA con los empresarios de corta y larga distancia en el Ministerio de Trabajo. Y ayer le fue comunicada al ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, a quien el sindicato responsabiliza por la falta de definiciones.

Como anticipó este diario, el Gobierno se opuso a dos modelos de acuerdo salarial que llevaron la UTA y los cuatro sindicatos ferroviarios: el primero contemplaba una suba equivalente al 20% mediante una suma no remunerativa vigente hasta mitad de año, para luego negociar un incremento porcentual acorde con la inflación real acumulada hasta entonces. El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, anticipó el rechazo del Ejecutivo a esa modalidad por entender que implicaba un desdoblamiento de las paritarias.

También el funcionario objetó la posibilidad de una suba anual del 23%, en línea con el acuerdo alcanzado en el gremio de Luz y Fuerza, pero con el agregado de una cláusula gatillo que estipulase una reapertura de las negociaciones en caso de una disparada en el nivel de precios.

Según Fernández, las empresas de transporte que participaron en la discusión en la cartera laboral eludieron llevar una propuesta de aumento salarial con el argumento de que sólo lo harían una vez que Randazzo les asegurara una compensación vía tarifas o subsidios. "La patronal dice que si no hay una de las dos, está imposibilitada de atender el reclamo", comentó el dirigente.

"Lamentablemente vamos a ir a un paro nacional para que Randazzo entienda la gravedad de la situación. Ya llevamos 60 días sin respuesta y no acepto que me digan que la paritaria depende del ministro", agregó.

Fernández admitió que es posible que una vez lanzado el paro el Ministerio de Trabajo resuelva dictar la conciliación obligatoria. Pero por los tiempos de la tregua, es posible que el conflicto llegue con medidas de fuerza a los días de Semana Santa, de gran demanda de pasajes de micros.

Dejá tu comentario