Cómo limpiar los autos sin dañarlos

Edición Impresa

La Capital Federal y el Gran Buenos Aires amanecieron ayer con una leve capa de ceniza sobre las veredas, techos y hasta en los autos. Pero ésta, lejos de ser un simple polvillo, está compuesta de partículas de rocas, lava y hasta vidrio, una combinación perfecta para dañar la pintura, los vidrios y la carrocería de los vehículos.

Por eso, a la hora de quitar las cenizas, es importante hacerlo con abundante cantidad de agua y con un champú neutro que, justamente, neutralice los componentes ácidos del polvillo. Según los especialistas hay que prestar una particular atención en el lavado de los parabrisas para evitar rayones en los vidrios.

Además, se recomienda aplicar cera sobre la carrocería para conservar durante más tiempo el cuidado de la pintura y lavar el auto seguido, hasta que cese la caída de ceniza.

En las ciudades del sur del país, donde la densidad de ceniza es mayor, los cuidados no sólo se dan a la hora de lavar el auto, sino que hay que tener precaución para que éstas partículas no ingresen en el filtro del aire acondicionado y en el motor del vehículo. Por eso se recomienda usar el recirculador de aire activado. Esto es para evitar que entre aire del exterior al auto.

Una vez que la situación se normalice en estas zonas, es importante hacer una limpieza total del vehículo, cambiar el filtro del aire acondicionado y hacer una revisión técnica para constatar que no quedaron rastros de cenizas en los conductos de la ventilación y de la calefacción.

Dejá tu comentario