Cupones bursátiles

Edición Impresa

  La historia de Birgit Rausing 1 a parte - Nació en un pueblecito del sur de Suecia en 1924, de padre médico y madre ama de casa.

Junto con sus hijos poseen una fortuna de 14.000 millones de dólares, después de convertirse en propietarios de la compañía de envasado, tras la muerte del marido de Birgit, la octava fortuna más importante de Suiza comenzó a vislumbrarse en Suecia entre grandes bolsas de harina y tetraedros de cartón. Hoy en día es el emporio Tetra Laval.

Radicados en Vaud por sus beneficios fiscales, Birgit y sus tres hijos dejan que los negocios se multipliquen sin olvidar los consejos de Ruben Rausing, su suegro.

Birgit Rausing no buscó al dinero, éste simplemente llegó a ella, sin pedirlo, ingresó a la Lista de Forbes a los 75 años; aunque lo suyo, es utilizar parte de ese dinero en realizar obras filantrópicas.

Vivió una vida estable, realizó estudios equivalentes al bachillerato, y al comienzo de su segunda década de vida conoció, durante un viaje a Estocolmo, al que habría de ser el hombre con el que compartiría 45 años y con el que que tendría tres hijos: Gad Rausing, ella no sabía quien era, apenas le interesó, pero el destino quiso que esa pareja pasara a la historia de las finanzas.

Las raíces

El abuelo Ruben es el personaje más importante de la familia Rausing. Sin él, ni sus hijos, Hans y Gad, ni la familia conformada por este último con Birgit y sus tres hijos, habrían heredado todo lo que tienen.

Ruben Rausing tenía una preocupación: "Hacer algo que nunca nadie haya hecho es cada vez más difícil" manifestaba con frecuencia.

Lo consiguió y aprovechó al máximo ese logro. Nació en Raus, cerca de Helsingborg, Suecia, estudió economía en Estocolmo, y en 1920 se doctoró en Ciencias en Columbia, Nueva York.

Viajar y vivir en los Estados Unidos cambió el rumbo de su vida. Allá, se encontró con el concepto de las tiendas de autoservicio, una estructura de comercio que no existía aún en Europa, pero en la que vio toda la proyección y futuro que finalmente tuvo. Mañana continuamos.

Dejá tu comentario