Cupones bursátiles

Edición Impresa

La historia de eBay - 1a parte. Pierre Omidyar Morad nació el 21 de junio 1967 en Paris, Francia, de padres iraníes que habían sido enviados por sus abuelos a asistir a la universidad.

Su madre, Elahe Mir-Djalali Omidyar, hizo su doctorado en Lingüística en la Sorbona y es una académica de renombre. Su abuelo era cirujano. La familia se mudó a los EE.UU. cuando él tenía seis años. Omidyar creció en Wa-shington, DC.

El interés de Pierre en las computadoras comenzó en la Escuela Potomac, donde comenzó a aumentar cuando él estaba en el 9º grado. Asistió Episcopal St. Andrew's School en Potomac, Maryland. Se graduó de St. Andrew's en 1984, y en 1988, se graduó con una licenciatura en ciencias de la computación de la Universidad Tufts. Poco después Omidyar fue a trabajar para Claris, una subsidiaria de Apple Computer.

En 1991 fue cofundador de Ink Development, dedicada a crear interfaces de usuario de computadora utilizando un lápiz y una tableta, en vez de dispositivos tales como un teclado y un mouse.

Cuando Pierre tenía 28 años se sentó durante un fin de semana largo para escribir el código original a lo que finalmente se convirtió en una supermarca de Internet, el sitio de subastas eBay.

El sitio fue lanzado el 4 de septiembre de 1995, como "La subasta Web", y fue alojado en otro sitio que Omidyar había creado para obtener información sobre el virus del ébola.

La palabra "eBay" nació sobre la marcha cuando le dijeron que su primera opción de nombre para su sitio web "echobay" ya había sido registrada. Sin querer hacer un segundo viaje a Sacramento, se le ocurrió 'eBay'. Una historia que se repite con frecuencia es que eBay fue fundada para ayudar a la novia de Omidyar, esta era una coleccionista de las figuras que acompañaban a los caramelos PEZ y deseaba ampliar su colección. El servicio era gratis al principio, pero comenzó a cobrar dinero a fin de cubrir los costos del proveedor de servicios de internet.

De esta forma, se cree que eBay comenzó más por amor que como un lucrativo negocio.

En los primeros días de la apertura de transacciones, Omydiar vendió un puntero láser inservible, por un precio de 13,83 dólares. Luego contactó al ganador de la subasta con el fin de averiguar si realmente éste entendía lo que había comprado. La respuesta fue mas asombrosa aún: "Me gusta coleccionar punteros láser inservibles."

Lo que dio la pauta para pensar que el negocio tendría un futuro promisorio.

Mañana continuamos.

Dejá tu comentario