De nuevo Cristina aconsejó otro remedio contra la crisis

Edición Impresa

En medio de la crisis que sacude a Europa, la presidente Cristina de Kirchner llegó ayer a Madrid para participar de la VI Cumbre de la Unión Europea y Latinoamérica-Caribe (ALC), dentro de la cual se realizarán también nuevas tratativas entre el bloque del Viejo Continente y el Mercosur.

El momento no parece el más oportuno para que se produzcan avances sobre los subsidios que aplican los países de la UE a su producción agrícola. Como contracara, es difícil que pase del nivel de comentarios informales el malestar que causa en algunos países europeos el bloqueo no oficial a las importaciones de alimentos que está imponiendo la Argentina.

A partir de mañana, Cristina de Kirchner presidirá la cumbre junto con presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. Hoy a la tarde, la jefa de Estado, que ejerce la presidencia pro témpore del bloque regional sudamericano, participará de un encuentro de la Unión Europea-Mercosur, en el que se buscará darle impulso al demorado acuerdo de libre comercio entre los dos grupos, que no se concreta desde 2004.

Al llegar a España, Cristina, quien viajó acompañada por el ex presidente Néstor Kirchner, afirmó que sus expectativas «son muy buenas» porque «significan el relanzamiento de las negociaciones Mercosur-ALC-UE». «Estamos con muchas expectativas de estar aquí y creo que habrá otras discusiones que tienen que ver con los momentos que se están viviendo», expresó.

Además del ex presidente, también viajaron el canciller Jorge Taiana; el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini; el jefe de la bancada oficialista de Diputados, Agustín Rossi, y su vice, José María Díaz Bancalari. Entre hoy y mañana se sumarán ministros.

En declaraciones a la prensa, la Presidente anticipó que en Madrid mantendrá reuniones bilaterales con líderes europeos, y que así podrá «tomarle el pulso en cuanto a las cosas» que están pasando en el continente. Pero, opinó, «pareciera ser que los problemas tienen a profundizarse y no a solucionarse». También afirmó que ello «no debe llevarnos a la desesperanza», sino a «buscar otros caminos, otras vías, intentar otros remedios como nos pasa cuando alguien está enfermo».

Entrevistas


En principio, Cristina tendrá entrevistas bilaterales con los jefes de Gobierno de Grecia, Irlanda, Dinamarca y Bélgica. Según la Presidente, «serán un buen antecedente para las reuniones del G-20 (en junio en Canadá y en noviembre en Corea) y nos van a permitir tener una visión más acabada, más completa de cómo están viendo los líderes una situación difícil que se viene prolongando en el tiempo». También aseguró que esta situación «viene desde el año 2007, para ser más exactos, con altas y bajas, con la W de Rubin, como decían, pero que ya parece la W triplicada por unos cuantos».

Añadió que «es un indicio de locura pensar que con los mismos métodos ser van a obtener resultados diferentes, lo dije en la primera reunión del G-20 en Washington, cuando George Bush era presidente de los Estados Unidos».

Néstor Kirchner participará como secretario general de la Unasur de todas las reuniones a las que asistirá la Presidente. Antes de su regreso a Buenos Aires, Cristina de Kirchner tiene previsto trasladarse a Barcelona para visitar el miércoles la nueva sede de la empresa Gas Natural en esa ciudad y encabezar una reunión entre empresarios argentinos y españoles junto con José Montilla, presidente de la Generalitat (Gobierno autónomo) de Cataluña.

Dejá tu comentario