Debuta enero con suba del 10% en precios de autos

Edición Impresa

• ES POR EL ALZA DE LA BASE IMPONIBLE DE LOS IMPUESTOS INTERNOS.
• ALGUNOS MODELOS HACÍA 10 MESES QUE NO AUMENTABAN.

 Las consecuencias de la modificación de los impuestos internos para los autos, que dispuso el Gobierno el último día de 2014, se comenzaron a sentir ayer al conocerse las primeras listas de precios difundidas por las terminales en un mercado con gran confusión. Algunos de los modelos que estaban al borde de empezar a pagar ese gravamen se incrementaron a partir de enero alrededor del 10%, buscando recuperar parte de la rentabilidad perdida en los últimos meses por el tope virtual a los aumentos que establecía ese tributo.

La decisión oficial, conocida a través del Decreto 2.578, estableció un incremento de la base imponible del 15% para los 0 km que tendrá vigencia hasta el 30 de junio próximo. Por eso, algunas marcas aprovecharon ese nuevo margen para acomodar los valores de sus autos. Si se toma el promedio general de la suba de precios que rige para enero, el alza se ubicará en aproximadamente un 5%.

Peugeot fue la primera en enviar a sus concesionarios los nuevos valores para los 0 km con subas en algunos modelos de hasta $ 60.000. En cambio, otras automotrices definían anoche la estrategia a seguir. La marca francesa había decidido que ningún modelo de producción nacional cayera dentro del impuesto durante 2014. Eso obligó a que a lo largo de casi todo el año, gran parte de sus vehículos no tuvieran incrementos. Por ejemplo, el 408 Sport costaba desde marzo $ 239.000 y recién ayer modificó su valor.

Los autos nacionales que fueron alcanzados por este impuesto son las versiones tope de gama del Citroën C4 Lounge, del Renault Fluence y del Ford Focus. También el Toyota SW4. En algunos de estos casos, se habían dejado de comercializar los autos afectados. Debido a la forma de calcular el impuesto, su precio había subido entre un 50% y un 100%, lo que los dejaba fuera del mercado. En tanto, las versiones intermedias que seguían a la venta (por ejemplo, del C4 Lounge) tendrán un retoque de entre un 5% y un 10% en las listas que se irán conociendo esta semana. El ejemplo más curioso es el del Renault Fluence, que su segunda generación fue lanzada a fines de noviembre, con precios sólo para la gama más baja, mientras que la empresa aclaró que esperaría el anuncio del Gobierno de la semana pasada para definir el valor de las versiones más equipadas. Ayer, los directivos de la compañía mantuvieron numerosas reuniones para tomar esa decisión. En las oficinas de Ford también se definía la política para la versión Titanium que paga internos desde hace unos meses. En el caso del Focus SE Plus, la suba será de entre el 4% y el 6%.

Pero lo cierto es que muchos de estos modelos -y una larga lista de los importados-, más allá de tener un precio de lista, no se comercializaban o era muy difícil conseguirlos en las concesionarias (al menos, no a ese valor). Lo que sucedía en la práctica era que se pactaba entre el vendedor y el comprador un precio por encima del oficial para que "apareciera" la unidad.

Dejá tu comentario