Despedidas en Montecarlo

Edición Impresa

Las buenas presentaciones de David Nalbandian y de Juan Mónaco en el Masters 1000 de Montecarlo (2.543.750 euros, polvo de ladrillo) no tuvieron eco en los otros dos argentinos que se presentaron ayer. En primer turno, Eduardo Schwank perdió con el holandés Thiemo De Bakker, surgido de la qualy, por 6-3 y 7-5. Más tarde, Horacio Zeballos cayó ante el español Tommy Robredo, 12º preclasificado, por 6-3 y 6-3. De esta manera, los únicos que siguen con vida son Nalbandian y Mónaco, que hoy jugarán con el ruso Mikhail Youzhny, 7º favorito, y el alemán Michael Berrer, respectivamente, por la segunda ronda.

La derrota de Schwank fue más mérito del rival que errores propios. De Bakker conectó 10 aces y convirtió tres de seis oportunidades de quiebre para avanzar a la siguiente fase, donde enfrentará al español Rafael Nadal, defensor del título y segundo preclasificado.

Por su parte, Zeballos, semifinalista en Houston la semana pasada, perdió con Robredo en una hora y nueve minutos, sin atenuantes. El marplatense capitalizó su única oportunidad de quiebre en todo el partido, pero cedió su servicio en cinco oportunidades, y el ibérico se clasificó a la segunda rueda, donde chocará con el serbio Victor Troicki, quien se impuso al polaco Lukasz Kubot por 4-6, 6-2 y 6-2.

En tanto, el español Fernando Verdasco, cuarto favorito, debutó con éxito al vencer de manera contundente al francés Julien Benneteau por 6-2 y 6-1 en una hora y cuarto.

Dejá tu comentario