Deuda: apura el gobierno acuerdo con “holdouts” antes de abril

Edición Impresa

Tras haber completado con éxito la fase local del canje de Préstamos Garantizados (PG), el Ministerio de Economía lanzará el jueves la misma operación, pero para los tenedores internacionales. La apuesta de fondo, sin embargo, es relanzar una operación que se había anunciado el año pasado, pero no se pudo llevar adelante la crisis internacional: la reapertura del canje para los bonistas que no ingresaron en 2005 (denominados en la jerga financiera como «holdouts»), lo que le permitiría al país recuperar acceso al crédito internacional. El plan oficial prevé hacerlo en abril, si el clima financiero acompaña.
La estrategia de «administración de pasivos» se volvió clave en el arranque de este año por la gran cantidad de vencimientos que la Argentina tiene por delante (u$s 20.000 millones y aún subsiste un agujero financiero superior a los u$s 5.000 millones). Pero también debido a la imposibilidad de salir a buscar financiamiento voluntario en los mercados, tanto por la turbulencia que subsiste a nivel internacional como por la desconfianza de los inversores respecto de la capacidad de pago de la Argentina.
A mediados de la semana, el Gobierno anunciará que consiguió completar casi en su totalidad el tramo local del canje de PG: quedaron afuera sólo $ 88 millones de los $ 15.600 millones que se buscaba intercambiar.
Esto significa que la aceptación saltó del 97% que se había alcanzado hace diez días a más del 99,5%. «Entraron todos los bancos y compañías de seguros.
Sólo quedaron algunas tenencias chicas de individuos y empresas, pero resulta insignificante sobre el volumen total», aclaró una alta fuente del Gobierno.
En el caso de los tenedores internacionales de PG, las expectativas son mucho más modestas. En primer lugar, porque el compromiso de los fondos extranjeros para apoyar la refinanciación de vencimientos es menor. Y el incentivo para canjear deuda que vence en 2009 prácticamente no existe. Por eso, desde la Secretaría de Finanzas -a cargo de Hernán Lorenzino- consideran que de los u$s 500 millones que vencen de PG este año en mano de extranjeros poco o nada entrará al canje. Por lo tanto, será difícil conseguir de este tramo un alivio financiero como al que se pudo acceder con el tramo local.
Quedan, según los números que divulgan desde la Casa Rosada, unos 7.100 millones de pesos que vencen en 2010 y 2011. De ese total, la apuesta oficial es captar como mínimo un monto equivalente a 1.000 millones de dólares. «No es un número significativo, pero demuestra nuestro interés de seguir avanzando en un mejor perfil de la deuda», indicaron desde despachos oficiales. Nuevamente será el Mercado Abierto Electrónico el que agrupe las ofertas, como ya sucedió en el tramo local.
Pero una vez concluida esta transacción que involucra a los Préstamos Garantizados, el objetivo es abocarse de lleno a renegociar con el 24% de los bonistas que no ingresó al canje en 2005. Durante la semana pasada, ya hubo varias reuniones del jefe de Gabinete, Sergio Massa, con representantes de fondos internacionales para reactivar la transacción.
La discusión central con los distintos tenedores pasa por el monto en efectivo que deberán aportar para ingresar en la transacción.

Dejá tu comentario